EDITORIAL

05 de Septiembre del 2022

Una vez conocido el resultado del plebiscito de salida para aprobar o  rechazar el texto que pretendía cambiar completamente la actual Constitución que tiene el país, ahora solo queda llamar a la reflexión y a soñar un nuevo Chile donde el único camino a seguir es llamar a la unidad de todos los chilenos.

Lo anterior se requiere más que nunca luego de la votación de ayer donde los únicos responsables del Rechazo contundente a la propuesta fueron los mismos que la escribieron y que se negaron, insistentemente, a corregir una gran cantidad de artículos que en vez mejorar la Carta Magna actual, hicieron de la suya y no quisieron escuchar la voz del pueblo, como se vio obligado a reconocer ayer el Presidente Gabriel Boric.

En primer lugar, quedó claro en la votación que en los ciudadanos primó el sentido común. Y así lo advirtió el Diario de la Educación en su editorial del jueves pasado, dado que los convencionales no quisieron cambiarle ni siquiera una coma a lo escrito y lograr así revertir la sensación de malestar e impotencia que fue generándose en la ciudadanía.

Dado el resultado del plebiscito de salida, la mayoría de quienes participaron en la redacción del texto, deberían sentirse avergonzados de haberse negado y de no ser capaces de modificar a tiempo esa sensación de rechazo, angustia, miedo y preocupación en los chilenos. Lo mínimo que la ciudadanía espera ahora de ellos y ellas es que asuman su responsabilidad y den la cara frente a los electores.

Ayer domingo sin duda que ganó el país y como lo dice el párrafo anterior también la inmensa mayoría de ciudadanos que quisieron, a través del voto, hacer oír su sentido común marcando la papeleta por el Rechazo. Dicho de otra forma, alzaron su voz haciendo un juicio crítico del trabajo de la convención.

Es entendible que a muchos compatriotas no les gustaba la actual constitución y esperaban, después de 30 años, un nuevo texto escrito en democracia. Pero un resultado de tal envergadura, como la del plebiscito de ayer domingo, demuestra que lo que se les estaba ofreciendo era un texto que para nada mejoraba la actual Carta Magna, sino por el contrario la hacía más antidemocrática e incluso muy parecida a Gobiernos autoritarios como los de Venezuela, Nicaragua y otros donde el Estado ha hecho suya todas las trasformaciones para mantenerse en el poder por el tiempo que ellos quieran y sin llamar a elecciones populares.

Así entonces, lo primero es que varias de las fuerzas políticas debieran ahora entrar en un estado de reflexión y estudiar a fondo qué les quiso decir ayer la ciudadanía. No obstante, el primero que debiera hacerlo es el Gobierno encabezado por el Presidente Gabriel Boric.

Es la primera autoridad del país la que tiene que estudiar ahora lo que le mando a decir a través del voto la ciudadanía, teniendo en cuenta que el pueblo Rechazó el texto para una nueva constitución, del cual el Jefe del Estado se las jugó los últimos dos meses haciendo campaña en varias regiones del país, aunque siempre negó que así fuera.

Y si, conocido el resultado, el Presidente Boric hablando por cadena nacional de televisión a todo el país, parte diciendo que pese a la derrota, “el esfuerzo no fue en vano” y que “no escuchamos la voz del pueblo”, mayor es la responsabilidad que tiene el Mandatario. De lo contrario, el mismo pueblo podría pensar o asumir que el Jefe de Estado no entendió lo que le mandó decir la ciudadanía al rechazar con su voto la nueva Constitución que él quería para Chile.

Asimismo, los partidos políticos de todas las tendencias debieran reconocer que  la Convención sólo generó violencia y descalificación por lo cual es el momento para aprender esta lección y ver qué hacer para escribir un nuevo texto. Cualquier otra iniciativa, como por ejemplo intentar mejorarlo, quizás puede no tener efecto alguno y los ciudadanos podrían quedar más defraudados aún.

Sin duda que los únicos que ganaron la convocatoria a plebiscito fueron la inmensa mayoría de ciudadanos que concurrieron a las urnas dando un ejemplo de su gran sentido de responsabilidad, civilidad, amor a la Patria y a nuestras instituciones.

Cápsulas Constitucionales

Suscríbete a nuestro newsletter

NewsLetter

Recibirás la información del mejor diario digital del país.

Completa este formulario de inscripción y recibirás nuestro newsletter




    * Todos los campos son requeridos.

    Un momento...

    Muchas gracias por suscribirte.

    Pronto empezarás a recibir en tu correo el NewsLetter de el Diario de la Educación.