EDITORIAL

22 de Noviembre del 2022

Una “catástrofe”, “un verdadero terremoto” es lo que se vive en materia educacional, según el duro diagnóstico que entregó el exministro de Hacienda, Ignacio Briones. Agregó que “si no nos hacemos cargo a la altura del desafío, nos vamos a arrepentir por muchos años”. Su advertencia llega a tal punto que ante este escenario propuso utilizar el 2% constitucional de emergencia.

Y Briones no es el único. Algo muy similar advirtió también el ex ministro y académico experto en el tema, José Joaquín Brunner, quien analizó con el Diario de la Educación los ocho meses de la actual administración responsable de esta actividad, evaluando con “nota insuficiente” a las autoridades a cargo, insistiendo con evidencia que “el sistema está en crisis y que no existe, en su opinión, una estrategia para abordarlo y que hay una sensación generalizada de que hemos retrocedido, lo cual es cierto”, indicó.

Y como si lo anterior fuera poco, José Joaquín Brunner, sostuvo con firmeza que “el Mineduc cabalga sin dirección, escuchando fantasías, en vez de atender las urgencias reales”.

Con solo escuchar a estos dos destacados académicos, uno tiende a preguntarse: ¿En qué está el Ministerio de Educación? La pregunta trae a la memoria de muchos cuando en julio pasado el Mineduc presentó un proyecto denominado “Hoja de Ruta para el Sistema Educativo 2022-2026” en el cual se planteó la existencia de un “antiguo paradigma educativo” que considera una “educación de mercado sin foco en derechos sociales”, por lo que se busca avanzar en una “educación como derecho social para la justicia educativa”. Vale recordar que lo anteriormente anunciado levantó una serie de críticas, ya que se calificó como una forma de querer “desactivar el sistema educativo”.

El final del anterior párrafo va en línea con la evidencia demostrada por décadas y décadas en cuanto a que la educación tiene un importante efecto a lo largo de la vida. Citando sólo algunos ejemplos, se puede afirmar que esta actividad le permite a Chile obtener como resultado la formación de personas que a futuro aporten al desarrollo del capital humano y construir una sociedad más equitativa, como muchas veces, esto último, lo ha repetido hasta el mismísimo Presidente Boric.

Es raro y preocupante, entonces, que aún no exista un estándar mínimo que defina el funcionamiento o la llamada famosa “hoja de Ruta” que planteó en su momento el ministerio del ramo. Es decir, “algo está pasando”, lo que no deja de ser extraño ya que llevamos seis meses desde que se anunció la famosa “Hoja de Ruta”. Es más, dado su importancia para el desarrollo de los niños no se vislumbra ni siquiera un avance en este sentido.

No sería raro, más bien sería una gran noticia que la máxima autoridad del Mineduc haya echado pie atrás en esta idea que ha sido rechazada por muchísimas personas, que conocen y estudian bien el cómo establecer un sistema nacional de aseguramiento de la calidad de la educación, pero para todos y coordinándolo con distintos entes públicos y privados para que después lo pueda recibir todo el sistema educativo. De lo contrario, la llamada “Hoja de Ruta”, de materializarse, Chile corre el riesgo de sufrir un cambio educativo atroz.

Lo anteriormente señalado podría incluso lograr aumentar la cobertura de esta importante actividad en todos los entes involucrados. Es decir, desde los parvularios hasta las universidades, incluso sean estas últimas públicas o privadas.

En chile no sólo existen problemas de cobertura. También hay altos niveles de alta deserción escolar que al día de hoy cada vez es más preocupante, según se ha denunciado desde distintos sectores, al punto que este lunes un partido político lanzó un ultimátum al ministro de Educación. Y según los expertos, el ausentismo crónico produce a la larga los peores rendimientos académicos futuros. Por lo tanto, es un tema fundamental que se debe mejorar ya.

En consecuencia, se requiere más que urgente el que se defina de una vez por todas una institucionalidad que mejore, con todos los expertos en el tema la calidad de la enseñanza, con el fin de identificar después los desafíos en materia de trabajo en Chile y formular propuestas concretas que ayuden a alcanzarlos.

 

Cápsulas Constitucionales

Suscríbete a nuestro newsletter

NewsLetter

Recibirás la información del mejor diario digital del país.

Completa este formulario de inscripción y recibirás nuestro newsletter




    * Todos los campos son requeridos.

    Un momento...

    Muchas gracias por suscribirte.

    Pronto empezarás a recibir en tu correo el NewsLetter de el Diario de la Educación.