EDITORIAL

04 de Noviembre del 2022

El miércoles, en cadena nacional, el Presidente Gabriel Boric presentó finalmente su proyecto de reforma previsional ratificando que en este no tienen cabida las AFP. Definitivamente se acaban, dijo el Jefe de Estado.

“Las AFP, con esta nueva reforma, se terminan. Existirán ‘nuevos gestores’ de inversión privados con el objeto exclusivo de invertir fondos previsionales y, además, existirá ‘una alternativa pública’, lo que permitirá promover la competencia con la entrada de nuevos actores y ocupando un pequeño porcentaje a un ‘sistema de reparto’”, añadió.

Las AFP  son entidades privadas pero reguladas y fiscalizadas por el Estado, que invierten el sueldo de los trabajadores con el fin de hacerlo crecer. Así, al terminar la vida laboral los cotizantes reciben su dinero a través de una pensión.

El sistema  tiene hasta ahora su base en el ahorro que cada persona realiza durante su vida laboral. Ese ahorro, que se materializa en la cotización del 10% de la remuneración imponible mensual, es depositado en cuentas individuales, que son de propiedad de cada trabajador. Esas cuentas son gestionadas por las AFP a la cual se afilia cada persona.

Así, al terminar la vida laboral los trabajadores reciben su dinero a través de una pensión. El monto de esta depende de los fondos que cada persona haya acumulado más en la rentabilidad que estos generaron a lo largo del tiempo.

Estas empresas están facultadas para cobrar un precio por dicho servicio. Ese precio se denomina comisión, y corresponde a un porcentaje de la remuneración  imponible, o sueldo bruto.

La presidenta de la Asociación de AFP, Alejandra Cox, definió como un “retroceso” el proyecto de reforma previsional presentado por Boric que considera el fin de las actuales Administradoras de Fondos Previsionales. En tanto, en la oposición también cuestionaron la propuesta detallada por el Jefe de Estado. Lo mismo han hecho algunos destacados economistas y académicos.

Sin duda que la anticipación de esta iniciativa ofrecida en la campaña presidencial del ahora Mandatario busca transformarse en un claro soporte para la futura toma de “otras decisiones”, consiguiendo así bajar la incertidumbre que tienen la mayoría de los ciudadanos frente a las complejidades actuales, y por otro lado, descubrir tendencias que ayuden a la anticipación de planes y estrategias de mediano y largo plazo.

Dicho de otra forma, el anuncio del “fin de las AFP” pretende entregar un nuevo enfoque o una manera de hacer algo que permita disminuir las reacciones a esa estrategia frente a la toma de “futuras decisiones de este tipo”.

No obstante, el gobierno tiene el deber y la obligación de dar señales claras a la ciudadanía para anexar esas decisiones.

El presente y futuro no pueden seguir ocupándose con el fin de aprovechar el momento y la situación actual en las acciones del presente.

Resulta más que evidente que con este anuncio de “no más AFP” el Gobierno trató de encontrar (escoger) el momento o el instante más propicio para otros  mensajes que se quieren dar a la ciudadanía aprovechándose de que la gente no intuye por ahora de qué podrían tratarse.

La construcción del futuro no se logra desde la polarización, o la anulación del otro, porque para esa  práctica hay que tener presente que se termina siempre en un juego de suma cero.

Para enfrentar los retos que presenta el mundo del mañana es conveniente convocar a un amplio espectro de personalidades de las más variadas áreas para pensar en el porvenir de  nuestro país.

En cambio hoy nuestro principal problema es que se instaló en Chile una desconfianza que limita la convivencia afectando a importantes entidades.

Encontrar soluciones presupone aceptar la responsabilidad que tenemos como país y en la sucesión de  generaciones futuras.

Chile era el país de toda Latinoamérica que estaba más cerca del desarrollo. En consecuencia, hoy urge hacer algo.

 

Cápsulas Constitucionales

Suscríbete a nuestro newsletter

NewsLetter

Recibirás la información del mejor diario digital del país.

Completa este formulario de inscripción y recibirás nuestro newsletter




    * Todos los campos son requeridos.

    Un momento...

    Muchas gracias por suscribirte.

    Pronto empezarás a recibir en tu correo el NewsLetter de el Diario de la Educación.