EDITORIAL

19 de Octubre del 2022

Ayer se cumplieron tres años del llamado “estallido social” del 18 de octubre de 2019. Un movimiento que sacudió, inquietó y asustó no solo al panorama político, sino también a todo el país provocando una destrucción pocas veces vista en Chile.

Para muchos chilenos fue algo siniestro, una conducta masiva de ilegalidad, con hechos de violencia sin precedentes como saqueos a locales comerciales e incendios a iglesias y monumentos nacionales de toda una historia de la República. Hubo mucho fuego, destrucción y un  lumpen que abrieron heridas, el odio y la división entre los compatriotas.

Sin duda que los ciudadanos, no olvidando nunca, ni de modo alguno, lo anteriormente señalado, según lo dicen todas las encuestas de opinión, claramente hubo ayer un antes y un después en la postura de Gabriel Boric en La Moneda y sin la banda presidencial.

En campaña hizo una advertencia al entonces Presidente Sebastián Piñera por “abusos” durante el denominado estallido social. “Señor Piñera, está avisado”, dijo el Boric candidato. Ayer, en la conmemoración del tercer aniversario del 18-0, desde el Patio de los Naranjos en La Moneda, Boric mandatario pronunció un discurso equitativo, sin mencionar a su antecesor.

En su alocución, sin responder preguntas, el jefe de Estado recalcó que “no podemos olvidar que el estallido social fue también un momento doloroso desde el punto de vista de los DDHH. Personas que estaban ejerciendo un “derecho legítimo” en democracia sufrieron lesiones y abusos de Carabineros que sobrepasaron los límites de lo aceptable”.

Por otra parte, y recordando a quienes estaban ejerciendo lo que él llama “derecho legítimo”, el Presidente solo ‘lamentó’, nada más, que “el estallido social fue un campo fértil para la expansión de conductas violentas destructivas, que también han dejado víctimas y secuelas, y desde todas las posiciones políticas tenemos que decirlo con claridad”.

Con el fin de no extendernos mucho en lo que fue su intervención de ayer en Palacio, a su término surgieron de inmediato variadas reacciones y críticas a su alocución.

Ejemplos: faltó autocrítica; hay más pobreza, más violencia, más incertidumbre; protegió a su gabinete por insultos a carabineros. No hizo autocrítica en esa dirección; para el Presidente el 4 de Sep. que rechazó el “octubrismo” no existió; ya se formaron una opinión clara del 18/0.  Hoy somos un país más pobre, con más violencia y más delincuencia; a su programa no le cambia ni una coma. Quiere avanzar contra todo y contra todos; cero autocrítica y desconectado de la realidad; habló poco o casi nada de la feroz delincuencia que está sufriendo el país; para nada se refirió a los ’portonazos’ o a los ‘encontrones’ donde los delincuentes les quitan con pistola en mano sus autos a la gente y en algunos casos disparándole al dueño o dueña del auto.

Para qué decir de las barricadas  y graves disturbios de ayer en distintas comunas de la Región Metropolitana y otras 11 regiones del país. En la ciudad capital asaltaron negocios en su mayoría Pymes, una farmacia de barrio que dejaron casi vacía de medicamentos robados por una tremenda turba de delincuentes y algunos supermercados de la capital, entre otros tantos desmanes y robos.

Pero sobre esto último, que fue muy parecido al de hace tres años, el Gobierno solo anunció el típico slogan de presentar querellas, un trámite que nunca termina en aplicación de multas, sentencias u otras medidas judiciales.

Como ocurrió el primer año del llamado “estallido”, así terminó ayer la llamada “celebración” de aquella jornada que paralizó al país durante los primeros días de ocurrida la horrorosa y gravísima iniciativa de hace tres años y que nunca ha llegado a saberse quién fue el autor principal de la horrible idea.

En definitiva, y retomando lo del principio de esta editorial, el mandatario intentó hacer un discurso muy conciliador, pero para muchos no lo logró.  Quizás por eso la mayoría de las encuestas de esta semana mostraron que, a tres años del mal llamado “estallido social”, casi el 60% de los ciudadanos cree que las protestas y el vandalismo iniciado el 18 de octubre de 2019 generaron efectos negativos para Chile. Sin duda que por lo mismo, el 83% de los consultados está en desacuerdo con la idea de que “el país ha avanzado en la solución de las demandas sociales que dieron origen a las movilizaciones”.

En resumen y como dijo el ex Primer Ministro británico de visita en el país, David Cameron, se tiene que pensar en cómo cambiar las políticas y en cómo poder ganarle a los populistas.

 

Cápsulas Constitucionales

Suscríbete a nuestro newsletter

NewsLetter

Recibirás la información del mejor diario digital del país.

Completa este formulario de inscripción y recibirás nuestro newsletter




    * Todos los campos son requeridos.

    Un momento...

    Muchas gracias por suscribirte.

    Pronto empezarás a recibir en tu correo el NewsLetter de el Diario de la Educación.