EDITORIAL


El Gobierno ha demostrado una vez más su permanente intransigencia al momento de alcanzar acuerdos ante situaciones conflictivas y otras de importancia incluso más preocupantes.

El fracaso de la autoridad no sólo demuestra poca disposición, sino también una alta desconfianza que sin duda provoca una aparente tensión y una desafección ciudadana que no le hace ningún favor a la sociedad.

Ejemplo de ello hay muchos, entre los más conflictivos han sido últimamente los ataques en La Araucanía, las manifestaciones violentas de algunos estudiantes de colegios Bicentenario y  el paro de los camioneros.

A estos últimos, el ministro de Agricultura, Esteban Valenzuela, ocupó una expresión de lo más indigna que puede emplear un secretario de Estado a los ciudadanos de la República, en este caso los camioneros: “Que los descolgados se descuelguen de la imbecilidad, que está generando daño al país”, fueron sus palabras a través de los medios de comunicación.

Sin duda que las expresiones del ministro de Agricultura dan cuenta de lo que se indica al comienzo de esta editorial, en relación a la forma de proceder del Gobierno ante un conflicto que estaba muy cerca de solucionarse. Las palabras del ministro troncaron cualquier otro acuerdo responsable a las demás autoridades que ya no tenían ninguna otra posibilidad de intentar solucionar el conflicto, habiendo recurrido incluso  a Ley de Seguridad del Estado que si bien el país recuerda que, antes de asumir el poder, el Gobierno había dicho varias veces  que era una ley “antidemocrática”.

Confirma lo anteriormente expuesto el hecho que el conflicto con el gremio de los camioneros al final no lo resolvió en toda su dimensión el Gobierno, sino que se logró llegar a un acuerdo “absoluto” gracias a la intervención que tuvo que hacer el presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio, Juan Sutil.

El líder de la CPC se transformó en un actor clave para destrabar el conflicto que el Gobierno no logró con algunos camioneros que mantuvieron la protesta destacando  Sutil que “lo relevante es que se evitó un problema”.

El líder de los empresarios marco sin duda una diferencia significativa en la manera de expresarse, dado que lo hizo con educación, de manera más deferente y con un respeto fuerte en las personas. A tal punto llegó su actuación clave para destrabar el conflicto que incluso llegó a decir que: “Nosotros nunca tuvimos problemas con las aspiraciones de los transportistas, que son muy legítimas, el problema era la forma”.

No está demás destacar que lo del presidente de la CPC, Juan Sutil, viene a desmentir las barbaridades que algunos hablan en contra de los empresarios. Aquí se ha dado una muestra, una actuación y una ayuda al Gobierno de un incalculable valor que merece un tremendo reconocimiento.

Ante este nuevo episodio que dejó nuevamente mal parada a las actuales autoridades que no lograron llegar a un acuerdo, se insiste en que el Gobierno debe jugárselas por hacer cambios sustantivos en esta y otras materias en que se ha visto complicado.

Como país tenemos buenos recursos y debemos aprovecharlos con un mejor conocimiento en grupos de profesionales que han sido exitosos en esta y otras materias.

Después de lo ocurrido estos ocho días, la respuesta de la autoridad debe ir unida con el país que queremos. Y hay maneras de hacerlo. Una de ellas es generar mejor habilidad, con la mejor gente de ésta y otras áreas de la actividad y que haga lo mejor que pueda. Dicho de otra forma, que aplique el conocimiento que el país necesita.

El Ejecutivo debe generar liderazgos políticos que estén en plena sintonía  con la expertise que existe en cada una de las disciplinas  que puedan ser esenciales para la misión que asumió cuando recibió el mando de la Nación.

 

Cápsulas Constitucionales

Suscríbete a nuestro newsletter

NewsLetter

Recibirás la información del mejor diario digital del país.

Completa este formulario de inscripción y recibirás nuestro newsletter




    * Todos los campos son requeridos.

    Un momento...

    Muchas gracias por suscribirte.

    Pronto empezarás a recibir en tu correo el NewsLetter de el Diario de la Educación.