EDUCACIÓN


Investigadores de las universidades Mayor y Andrés Bello, y del Núcleo Milenio en Sociomedicina, desarrollaron una red de sensores que se instalan en el hogar con el fin de recolectar información y emitir alertas a los familiares en caso de emergencia, ya sea una caída o una fuga de gas, entre otras.

En Chile la población está envejeciendo y más del 50% de los adultos mayores está solo durante el día, por lo que el desafío es crear soluciones para mejorar su calidad de vida y las de sus familias, según destacan desde la Universidad Mayor.

La mayoría de los hogares inteligentes y otras tecnologías actuales requieren infraestructuras costosas e invasivas, pero un sistema creado por investigadores de las universidades Mayor y Andrés Bello, y del Núcleo Milenio en Sociomedicina, se hizo cargo de ese problema.

Se trata de Quida, un ambiente inteligente para el cuidado y acompañamiento de personas mayores, que consiste en una red de sensores que se instalan en las casas y registran información en tiempo real, la analizan, la procesan y envían las alertas en casos de emergencia.

Así, los sensores son capaces de detectar caídas a través de una “esqueletización” de la persona mayor, notificando en tiempo real a familiares o cercanos. También permiten medir la humedad, la temperatura, detectar gases tóxicos y la actividad de la persona mayor en el domicilio, como los horarios de sueño, micción nocturna, entre otros.

Mediante la plataforma web, cada usuario puede ver el estado de los sensores de manera 100% confidencial, accediendo a estadísticas y proporcionando información a sus médicos y profesionales tratantes, para ayudarlos a prevenir riesgos y enfermedades, tomando decisiones oportunas en caso de comportamiento anormal.

“Estos sistemas no son tan necesarios si es que hay personas que acompañan a las personas mayores. Cuando los mayores están solos, esta tecnología inteligente reemplaza algunas funciones de los cuidadores”, explicó el Dr. Esteban Calvo, decano de la Facultad de Ciencias Sociales y Artes y director del Centro de Investigación en Sociedad y Salud de la U. Mayor, quien, junto a la Dra. Carla Taramasco, directora del Instituto de Tecnología para la Innovación en Salud y en Bienestar de la Universidad Andrés Bello, trabajan en masificar este sistema que ya ha sido probado.

Este proceso lo harán con el apoyo de Dimacofi, quien los premió en el concurso que busca promover un mayor bienestar de los adultos mayores a través de soluciones digitales.

La Dra. Taramasco destacó que Quida “es un sistema de monitoreo no invasivo y no intrusivo que resguarda la privacidad, favorece la autonomía y la sensación de bienestar, permite que las personas mayores permanezcan en sus casas y las puedan seguir habitando de manera más segura”.

Para el Dr. Calvo, esto “refleja la capacidad de transformar la investigación en algo que sirve para el desarrollo del país y del mundo, mejorando el bienestar de todos. Es un ejemplo exitoso de cómo la investigación científica de punta puede tener impacto en el mundo real”.

 

Cápsulas Constitucionales

Suscríbete a nuestro newsletter

NewsLetter

Recibirás la información del mejor diario digital del país.

Completa este formulario de inscripción y recibirás nuestro newsletter




    * Todos los campos son requeridos.

    Un momento...

    Muchas gracias por suscribirte.

    Pronto empezarás a recibir en tu correo el NewsLetter de el Diario de la Educación.