EDUCACIÓN


Erika Castillo, vicepresidenta de la Comisión Nacional de Acreditación destacó al Diario de la Educación que los planteles ya se están preparando para cumplir con esto, que comenzará a ser exigido desde octubre del próximo año.

La Ley de Educación Superior ha establecido como obligación que las Instituciones de Educación Superior (IES) deben estar acreditadas por la Comisión Nacional de Acreditación (CNA), proceso en el cual se tiene que cumplir con una serie de criterios y estándares.

Son el total 14 criterios y estándares, tanto para el subsistema universitario y para el técnico profesional y dentro de ellos se encuentra el criterio siete y el nueve, respectivamente, pero que en contenido es lo mismo: Gestión de Convivencia, Equidad de Género, Diversidad e Inclusión.

Ese criterio establece que “las UES (universidades) deben promover el desarrollo integral de su comunidad en su amplio espectro, detallando su gestión en función a sus propósitos como institución en cuanto a materias de convivencia, equidad de género, respeto a la diversidad e inclusión”, según documentos de la CNA.

Respecto de ese proceso que está en curso, la vicepresidenta de la CNA, Erika Castillo, explicó al Diario de la Educación que la relevancia de esta exigencia, es inédita en el sistema y que pretende relevar la importancia de estudiar en entornos con un buen ambiente.

“Se trata de un criterio del cual no hay historia en los procesos de acreditación en Chile y lo que propone es una mirada global de qué tan importante es la convivencia y el ambiente en el que se estudia y que también son importantes las oportunidades de igualdad de género y la incorporación de diversidad e inclusión, como todo un conjunto que hace de la institución y la experiencia educativa, un proceso completo de buen ambiente”, resaltó.

Añadió la vicepresidenta de la CNA que, en el caso de género, las instituciones deben contar con “una política, una definición institucional respecto de cómo entienden género. Tiene un segundo nivel más desarrollado en que esa perspectiva o enfoque de género se implementa, y tienen un tercer nivel que es aquel más de excelencia, en que todo lo que se hace con género se sistematiza, se genera información y todos esos resultados se utilizan para una mejora del sistema en su conjunto”, dijo.

Asimismo, manifestó que, si bien el criterio será exigible desde octubre de 2023, los planteles ya están trabajando para implementarlo de manera correcta. “En este minuto universidades y toda la formación técnica están trabajando fuertemente en ver cómo anclan este desafío en sus propios proyectos institucionales, que no sea algo que se hace por cumplir, sino que efectivamente haga sentido para la mejora de lo que hacen”, recalcó.

Y destacó incluso que en los procesos que se están llevando a cabo este año, los planteles ya están incluyendo, de manera voluntaria, sus avances respecto de la implementación del criterio sobre convivencia, equidad de género, diversidad e inclusión.

“Hoy es un tema y las instituciones lo están trabajando. En las acreditaciones institucionales que hemos tenido este año no son exigibles, pero las instituciones se están refiriendo desde ya a este tema de género, por ejemplo. Tras las movilizaciones de 2018 pasaron cosas y las instituciones reaccionaron y han generado unidad y estructura para abordar el tema”, enfatizó Castillo.

 

Cápsulas Constitucionales

Suscríbete a nuestro newsletter

NewsLetter

Recibirás la información del mejor diario digital del país.

Completa este formulario de inscripción y recibirás nuestro newsletter




    * Todos los campos son requeridos.

    Un momento...

    Muchas gracias por suscribirte.

    Pronto empezarás a recibir en tu correo el NewsLetter de el Diario de la Educación.