EDUCACIÓN


El doctor en psicología considera que el problema no es solo de política pública, a excepción del Chile Crece Contigo, pero valora avances como la gratuidad y los cambios que se han hecho al sistema de selección universitaria.

En el marco del Día Mundial de la Salud Mental que se conmemoró el 10 de octubre, y los resultados entregados por un estudio conocido recientemente desarrollado por la Escuela de Salud Pública y el Centro de Estudios en Seguridad Ciudadana, ambos de la Universidad de Chile, donde se relevó una importante brecha en políticas de salud mental para la niñez y adolescencia a nivel nacional, el académico de la Escuela de Psicología de la Universidad Mayor y Doctor en Psicología, Rodolfo Bächler, explicó que si bien el problema es sistémico a nivel país, hay algunos avances a destacar.

“El problema es sistémico e involucra la cultura de país que hemos construido y que incentiva una búsqueda por el logro y el éxito en términos materiales casi como único patrón de reconocimiento de las personas, con muy poco espacio para niños, niñas y adolescentes (NNA), con muy poco espacio para personas de clase más pobre. El problema de fondo es que lo que hemos construido parece no ser muy bueno para promover el adecuado desarrollo de los seres humanos”, manifestó.

Indicó que, asimismo, la inversión en políticas públicas sobre temáticas enfocadas en NNA es baja, ya que los incentivos están puestos en otros tipos de áreas, salvo una excepción que es el programa Chile Crece Contigo.

“Un programa bastante exitoso en generar cambios en los patrones de relaciones en las familias, y educar en buenos estilos de crianza, pero es una especie de isla en un mar donde las políticas apuntan en otra dirección”, aseveró Bächler.

No obstante, el académico valoró lo que se ha hecho, tanto con la gratuidad en la educación, como en los cambios al sistema de selección universitaria que se están aplicando desde este año, que a su juicio van en la dirección correcta, ya que intentan nivelar las diferencias que existen actualmente en el sistema escolar.

“Me parece que la política de gratuidad ha sido tremendamente beneficiosa para impulsar mayores oportunidades de desarrollo y un futuro un poco menos negativo para los niños y jóvenes del país. El saber que va a existir en algún momento la posibilidad de optar a la educación superior sin tener que endeudarse de por vida me parece que puede ofrecer una luz de esperanza”, dijo.

Agregó que “la modificación de la prueba de selección, donde estamos regresando a un tipo de prueba más parecido a lo que había antiguamente, la PAA, que no medía conocimiento, sino que aptitudes y capacidades, también creo que va en la dirección correcta”.

Concluyó que “la gratuidad por un lado y el cambio en el sistema de selección universitaria por otro, son dos cosas que creo son positivas, porque intentan nivelar el problema que se origina en el sistema escolar”.

 

Cápsulas Constitucionales

Suscríbete a nuestro newsletter

NewsLetter

Recibirás la información del mejor diario digital del país.

Completa este formulario de inscripción y recibirás nuestro newsletter




    * Todos los campos son requeridos.

    Un momento...

    Muchas gracias por suscribirte.

    Pronto empezarás a recibir en tu correo el NewsLetter de el Diario de la Educación.