EDUCACIÓN


En el Mes del Corazón, desde la Universidad San Sebastián instaron a la acción para reducir las "alarmantes" cifras de obesidad infantil y a incentivar actividades.

En el Mes del Corazón, académicos de la Universidad San Sebastián llamaron a tomar medidas para reducir las “alarmantes” cifras de obesidad infantil y a incentivar actividades para cuidar la salud cardiovascular de los menores.

Desde la USS precisaron que, de acuerdo con la Unicef, el sobrepeso y la obesidad infantil en América Latina y el Caribe llega al 30%, mientras que en Chile, según la Junaeb, la cifra se empina por sobre el 25%. Los datos preocupan a los especialistas, ya que impactan directamente en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, diabetes y trastornos metabólicos.

Ricardo Henríquez, director de la carrera de Kinesiología de la casa de estudios advirtió que en la actualidad “estamos en niveles críticos de obesidad y sobrepeso infantil, niveles que seguramente siguieron aumentando por la pandemia”.

El académico precisó que la obesidad es una patología multisistémica caracterizada por acumulaciones excesivas de tejido graso y alteraciones inflamatorias sistémicas.

“La infancia es un periodo especialmente propenso a generar patologías, ya que nuestro cuerpo se está desarrollando y el sistema cardiovascular no es la excepción. Hay estudios que plantean que, en un porcentaje importante de los casos, el origen de patologías como la aterosclerosis, hipertensión y arritmias cardiacas sería la obesidad infantil”, puntualizó.

En este sentido, el académico llamó a tomar medidas urgentes y recomendó:

– Realizar 60 minutos de ejercicio entre 3 y 5 días a la semana.
– Coordinar el trabajo nutricional con la adecuación de la ingesta de calorías y tipo de alimentos a la actividad física.
– Promover un entrenamiento que permita aumentar la utilización de lípidos y mejorar la eficiencia del tejido muscular.
– Generar un trabajo interdisciplinario que involucre a la familia y que motive al escolar a participar en actividades físicas.
– Incentivar la participación de los menores en recreos activos, talleres deportivos y pausas saludables.

Claves en alimentación

Por su parte, María Sylvia Campos, académica de Enfermería de la USS y magíster en Ciencias de la Nutrición del INTA, sostuvo que una alimentación saludable también es clave para ayudar a prevenir la malnutrición por exceso.

Los adultos deberían sentarse a comer en la misma mesa con los niños y niñas, para que a través del ejemplo aprendan a consumir agua y vegetales.

Asimismo, evitar el consumo excesivo de azúcar, sal, grasas saturadas, bebidas de fantasía y comida “chatarra”.
Inculcar el hábito de la actividad física y participar con ellos realizando los mismos ejercicios, recomendó Campos.

 

Cápsulas Constitucionales

Suscríbete a nuestro newsletter

NewsLetter

Recibirás la información del mejor diario digital del país.

Completa este formulario de inscripción y recibirás nuestro newsletter




    * Todos los campos son requeridos.

    Un momento...

    Muchas gracias por suscribirte.

    Pronto empezarás a recibir en tu correo el NewsLetter de el Diario de la Educación.