EDUCACIÓN


Ante la posibilidad de que el Gobierno agregue indicaciones al proyecto de Ley Miscelánea de educación para postergar la obligatoriedad de la prueba hasta 2024, desde la Aseduch plantean que los docentes requieren de una evaluación externa que sea periódica.

Este 26 de septiembre, se cumple plazo para presentar indicaciones al proyecto de Ley Miscelánea de Educación, donde el gobierno buscará reponer el carácter voluntario de la Evaluación Docente, que ya fue rechazado en la Cámara de Diputados, y mientras se avanza en una reforma al sector y a la misma prueba.

En ese contexto es que la Asociación de Educadores de Chile, Aseduch, ha planteado que, si bien se entiende que durante los años de pandemia se haya dejado dicha evaluación de manera voluntaria hasta este año, se esperaba retomar su obligatoriedad en 2023, lo que se vería impedido si el gobierno insiste en mantenerla voluntaria hasta 2024. De todos modos, es algo que tendrá que decidir el Congreso en la discusión parlamentaria.

José Luis Velasco, presidente de Aseduch, en conversación con el Diario de la Educación, planteó que “no cabe ninguna duda que los desafíos docentes de este año postpandemia han sido muchos, tanto en la acogida y reintegración de los estudiantes al mundo escolar, con las consiguientes necesidades socioemocionales que ello implica, cómo lo propiamente académico y las competencias involucradas. Por eso somos partidarios de que este año la evaluación fuera voluntaria”.

No obstante, sostuvo que “también sabemos que el quehacer docente requiere una evaluación externa periódica, porque la propia práctica pedagógica nos puede hacer creer a los profesores que estamos haciendo bien algo que, a lo mejor, no lo está. Por eso abogamos por la continuidad de la Evaluación docente, aunque con cambios en la metodología”.

Por su parte, Mario Aguilar, presidente del Colegio de Profesores Regional Metropolitano, explicó que, de aprobarse la voluntariedad, por lo menos en cuatro semanas más, y siendo optimistas, se podría tener una ley aprobada que permita suspender la evaluación docente, por lo cual los profesores deben de todos modos prepararse para ser evaluados.

“Lo mínimo que va a demorar (la tramitación de la ley) es cuatro semanas más, siendo muy optimistas, y si se llega a aprobar en la sala y se aprueba el punto de la suspensión de la evaluación, que no es seguro por lo que vimos que pasó en la Cámara, se tendría que ir a Comisión Mixta por la controversia que estaría dando entre ambas cámaras”, explicó.

Desde el Magisterio se ha hecho el llamado a suspender la evaluación durante este 2022, argumentando que este año no se ha retomado la normalidad debido a problemas de asistencia por razones sanitarias, y de violencia escolar en algunos sectores.

 

Cápsulas Constitucionales

Suscríbete a nuestro newsletter

NewsLetter

Recibirás la información del mejor diario digital del país.

Completa este formulario de inscripción y recibirás nuestro newsletter




    * Todos los campos son requeridos.

    Un momento...

    Muchas gracias por suscribirte.

    Pronto empezarás a recibir en tu correo el NewsLetter de el Diario de la Educación.