EDUCACIÓN


La docente sostiene que se debe capacitar, tanto a la comunidad escolar, profesores y familias con herramientas que les permitan aceptar la diversidad, convivir con ella para sacar el máximo provecho, y asimismo, evitar problemas que puedan afectar la convivencia escolar.

Una fuerte alza de escolares extranjeros se ha registrado en el sistema educacional chileno en los últimos años, según cifras que publicó el Mercurio este martes, tras una solicitud de información realizada mediante Ley de Transparencia. “De acuerdo con los datos oficiales, son más de 240 mil foráneos inscritos en el sistema (6,6% del total), mientras que hace dos años eran 178 mil. Es decir, en dos años, aumentaron en más de 60 mil” según se expresa en la publicación.

Al respecto, Mariana Oyarzún, directora de la Escuela de Educación Inicial y del Magíster en Inclusión e Interculturalidad Educativa de la Universidad San Sebastián, explica que, si bien esas cifras reflejan la multiculturalidad que hay actualmente en las aulas, se debe avanzar hacia la interculturalidad para garantizar una real inclusión de esos estudiantes.

La académica plantea que el tener cada vez más escolares extranjeros en las salas de clases chilenas enriquece las culturas y permite que se adquieran nuevos aprendizajes. No obstante, el actual problema es que, junto con eso, se deben entregar las condiciones adecuadas para que ese acceso sea fructífero para todos.

“Ahí tenemos el problema porque en las salas de clases nos encontramos con una comunidad escolar que muchas veces no está capacitada para entender a estudiantes en el ámbito intercultural, porque aquí hay que hacer una diferencia entre lo que es la multiculturalidad y la interculturalidad”, asevera.

Oyarzún explica que la primera es donde se acepta la diversidad y la cultura diversa en la sala de clases, pero sin hacer mayores diferencias ni atenciones. En cambio, la interculturalidad es cómo se interactúa, se convive y se acepta esa cultura.

“Este tema no es menor porque tanto en el curriculum, lo profesores no están capacitados en interculturalidad como debiese ser, es decir, donde te acepto en mi sala de clases, acepto tu cultura, hago parte tu cultura y todos tus compañeros también interactúan con tu cultura, cómo convivo y aprendo del otro, y eso es inclusión educativa”, manifiesta.

Agrega que “falta capacitación y falta tener una cultura en interculturalidad y la idea es que podamos avanzar en interculturalidad porque recién ahí se podrá hacer una inclusión educativa. Antes no va a ver una real inclusión, lo que estamos haciendo es tan solo una multiculturalidad, es decir, reconociendo que tengo una multiplicidad de culturas, pero llego hasta ahí porque no tengo herramientas para continuar”, manifestó.

Por lo mismo, dice que se debe partir por la capacitación docente de la comunidad educativa, al equipo directivo, a los profesores que estarán en el aula, y también a las familias para que se acepten la diversidad y así evitar problemas que puedan afectar la convivencia escolar. “Hay harto por hacer porque no es solo aceptar y dar el acceso, sobre todo en algo que seguirá creciendo cada día más, porque en el fondo el efecto migratorio es importante en todo el mundo”, afirma.

Cápsulas Constitucionales

Suscríbete a nuestro newsletter

NewsLetter

Recibirás la información del mejor diario digital del país.

Completa este formulario de inscripción y recibirás nuestro newsletter




    * Todos los campos son requeridos.

    Un momento...

    Muchas gracias por suscribirte.

    Pronto empezarás a recibir en tu correo el NewsLetter de el Diario de la Educación.