EDUCACIÓN


José Luis Velasco, presidente de la Asociación de Educadores de Chile, entrega al “Diario de la Educación” detalles de cómo el incipiente organismo ofrece un camino distinto a la histórica organización gremial… “Nos hastiamos de muchas cosas que vienen hace 40 años”, afirmó de manera categórica al iniciar esta entrevista.

Cabe hacer presente que la pandemia dejó un sinnúmero de secuelas, las más relevante, por cierto, la pérdida irreparable de la vida de miles de personas, un marcado costo económico, pero también muchas falencias en el sistema educativo nacional, tanto en los alcances y el desarrollo de la enseñanza, como también la representatividad de los propios profesores. En ese escenario, el pasado 7 abril en Temuco se dio el vamos a la Aseduch, organización que hoy por hoy bordea más de mil asociados y que muestra una hoja de ruta muy distante del actual colegio docente.

José Luis Velasco revela “la frustración que había en tantos profesores que estamos en aula y que trabajamos con estudiantes, y ver a los dirigentes del colegio de profesores menospreciando la educación presencial, poniendo obstáculos al gobierno anterior, que terminó por hastiarnos y sacamos a la luz las ganas de hacer y trabajar por la educación desde lo gremial. Hay muchos colegios profesionales que son un aporte, discutiendo lo relevante, y veíamos un colegio de la Orden que no representaba el sentir mayoritario y las necesidades de los profesores de Chile”, relata el docente oriundo de la región de la Araucanía y líder de este proyecto alternativo.

Nosotros como asociación gremial ofrecemos representar a los colegas, en los temas de fondo de la educación pero sin partidismos políticos. Nuestro sentir y el sentir de los profesores y educadores que no son parte del antiguo colegio de docentes, que es la gran mayoría, ya que más del 90% de ellos no participa de ese gremio, es porque han visto que esa entidad se transformó en un brazo sindical de una corriente política que no aporta a las mejoras de la educación, sino que, simplemente, se dedica a hacer política desde la asociación gremial y no a mejorar el servicio educativo, la calidad, ni las condiciones de los estudiantes”, subraya Velasco.

Necesidades educativas distintas acordes a los nuevos tiempos

“Las necesidades de la educación actual son enormes en muchas áreas tras la pandemia, pero hay otras tantas que son anteriores, y nuestro aporte es poner los temas sobre la mesa, plantear discusión, pero con evidencia, no desde la ideología, del discurso fácil ni palabras bonitas. Esas discusiones deben darse con ideas, fundamentos y no atrincherarse por convencimiento político y esa mirada de aportar soluciones con evidencia, se podría dar también  con lo del Simce, la evaluación docente y tantos otros temas que hoy parecen estar en la primera plana de la discusión educativa”.

Educación estatal versus educación particular y privada

“Nosotros fuimos parte de la propuesta de norma constitucional de educación libre y diversa con varios planteamientos que no fueron acogidos por la Convención. Hemos analizado no sólo la letra de las propuestas que están en el borrador, sino también nos preocupa el efecto que tendrán, porque a veces lo que está escrito engaña la intencionalidad que está detrás”.

Para Velasco, uno de los aspectos más graves que encierra la nueva Constitución que se votará en el plebiscito del 4 de septiembre, pasa porque “no está garantizada la libertad de enseñanza”. Al respecto, advierte que “hay varios otros artículos e incisos del texto que contradicen el verdadero respeto a esta libertad, hay otras cosas mucho más grotescas, como que se eliminó el derecho a abrir o administrar un colegio. En qué parte del mundo se puede estar a favor de la libertad de enseñanza, pero no haber puesto en el mismo borrador el derecho a abrir y administrar un colegio. Hay una serie de trampas en el lenguaje que no nos cabe ninguna duda que van a perjudicar el desarrollo, no sólo en los colegios particulares subvencionados, sino también, hay a su vez, muchos hitos que coartan la libertad y el legítimo derecho de los padres.  Aquí no sólo los perjudicados son las familias, sino que miles de profesores que han optado por trabajar en diversos proyectos educativos y que verán limitada esa posibilidad viéndose obligados a ser profesores de un proyecto educativo único y estatal”.

Cápsulas Constitucionales

Suscríbete a nuestro newsletter

NewsLetter

Recibirás la información del mejor diario digital del país.

Completa este formulario de inscripción y recibirás nuestro newsletter




    * Todos los campos son requeridos.

    Un momento...

    Muchas gracias por suscribirte.

    Pronto empezarás a recibir en tu correo el NewsLetter de el Diario de la Educación.