EDUCACIÓN


El académico sostiene que las razones que explican la disminución en estudiantes que se interesan por esa disciplina son variadas, pero principalmente culturales, donde la Filosofía no parece necesaria en un mundo en que prima la inmediatez y lo utilitario.

Eugenio Yáñez, doctor en filosofía y director de la Escuela de Humanidades de la Universidad San Sebastián (USS), considera que la baja en la matrícula para estudiar filosofía, tanto para pedagogía como licenciatura, se debe a varios factores, pero el más relevante es el cultural.

La preocupación viene hace varios años, pero se ha hecho más latente durante esta semana, en la cual el Ministerio de Educación dio a conocer la cifra de alumnos que están cursando esa materia en el país. Actualmente solo 632 alumnos estudian esta carrera a nivel nacional, de los cuales 69,8% son hombres y 30,2% son mujeres, y quienes se concentran en universidades de la Región Metropolitana, principalmente, seguidos por Biobío, La Araucanía y Valparaíso. Este año solo 164 estudiantes se matricularon en primer año de la carrera. Esto comparado con los más de 37 mil estudiantes que ingresan cada año a carreras como ingeniería o derecho.

Esta situación va directamente relacionada con la escasez de profesores que habrá en el país en los próximos años, lo que para Yáñez, será muy difícil de revertir en el corto o mediano plazo, por varias razones.

“El panorama es bastante crítico porque se mantiene la tendencia de que pocos estudiantes tienen interés por estudiar filosofía. Es una situación compleja ya que no hay profesores de filosofía y no se ve que sea un proceso que se pueda revertir”, sostiene.

Las razones que explican porqué los alumnos nos se interesan por estudiar esta materia son varias, entre ellas, según detalla el académico de la USS, “es una vocación tardía, que se descubre estudiando otras carreras por ejemplo, razones económicas obvias que estudiar esto parece no rentable, tampoco está muy claro cuál es el horizonte laboral que tiene un profesor, hay una razón académica porque no se sabe muy bien qué significa estudiar filosofía y qué se estudia y porque en los colegios se enseña muy mal, no se enseña a pensar”.

Yáñez añade que se si bien el contexto es adverso, se trata de un problema mucho más profundo.  “No creo que, si el día de mañana el ministerio cambia los planes curriculares, que a mi modo de ver son muy malos, de un momento para otro pueda haber un renacimiento de la filosofía, porque creo que es un problema bastante más profundo y cultural”, recalca. Si bien ayuda que las autoridades revisen la situación y tomen medidas, es un tema que va más allá de tomar medidas.

Y eso lo contextualiza en que los actuales momentos que vive la sociedad, se contraponen a la finalidad que tiene el estudiar filosofía. “Vivimos en un mundo marcado por la inmediatez, un mundo que cada día se vuelve más virtual, donde hay una suerte de apoteosis de la técnica, un mundo muy utilitario por lo demás, todo eso hace que la filosofía, que antiguamente se llamaba ciencia del espíritu se vuelva innecesaria. ¿Para qué voy a estudiar Filosofía? para qué me sirve cuando hoy vivimos en el mundo de lo útil y siempre se ha dicho que Filosofía tiene un carácter más allá de la utilidad. Entonces hay todo un ambiente cultural, económico y social que hace que se vea como una actividad prescindible”, sentencia.

Pese a ello, plantea que, junto con cambiar los planes curriculares, ayudaría que más universidades impartieran la carrera, junto con entregar facilidades a los estudiantes para estudiar dicha disciplina. En ese sentido destacó que la USS ofrecerá Filosofía para su periodo de 2023, con lo cual se suma a los más de 10 planteles que ya lo hacen en todo el país.

 

Cápsulas Constitucionales

Suscríbete a nuestro newsletter

NewsLetter

Recibirás la información del mejor diario digital del país.

Completa este formulario de inscripción y recibirás nuestro newsletter




    * Todos los campos son requeridos.

    Un momento...

    Muchas gracias por suscribirte.

    Pronto empezarás a recibir en tu correo el NewsLetter de el Diario de la Educación.