EDUCACIÓN


Cifras del Ministerio de Educación muestran un importante ausentismo escolar grave, que es primer paso para la deserción. Andrea Osorio, directora del Área de Aprendizaje para el Futuro de Fundación Chile explicas las causas y consecuencias de esto, lo que se suma a la crisis de aprendizaje que se arrastra desde la pandemia.

Según las cifras entregadas por el Ministerio de Educación hace algunas semanas, la cantidad de estudiantes del país que registraron una inasistencia grave en el primer semestre aumentó casi al doble en comparación con periodos anteriores a la pandemia.

Se trata de un 39% del total de todo el sistema educativo, mientras que el registro más relevante se da en la Educación Básica, donde la inasistencia fue de un 130%. Inasistencia grave es cuando un estudiante asiste menos del 85% del tiempo que debería, y se considera como el primer paso para la deserción escolar.

Si bien en un momento se consideró a la pandemia como la causa del ausentismo escolar, actualmente estarían influyendo otras variables que son preocupantes para algunos expertos. Así lo plantea Andrea Osorio, directora del Área de Aprendizaje para el Futuro de Fundación Chile, quien fue consultada por el Diario de la Educación para ahondar en las causas del ausentismo y en las formas que, tanto padres como los establecimientos educacionales, puedan sobrellevarlo.

A su juicio existen a lo menos cuatro factores que han influido: el retorno a clases presenciales luego de dos años de pandemia, que llevó a las familias a tener organizarse nuevamente para la presencialidad. “Han tenido que reconfigurarse después de dos años de clases remotas y esa vuelta implica cambios”, dijo.

Además, el temor a contagio por COVID-19, en un contexto en que la emergencia sanitaria continúa, y que los casos y brotes persisten. “Con una pandemia que no ha parado, se genera temor en ciertas familias de asistir a clases”. Asimismo, releva que los protocolos sanitarios deben ser revisados ya que, si se generan tres contagios en un mismo curso, todo ese grupo se va a clase remotas lo que genera más ausentismo. “Hay que revisar los protocolos y actualizarlos a la realidad de hoy”, indicó.

Además, se suma la inseguridad que genera desconfianza ante el aumento de la violencia al interior de los establecimientos educacionales. “Uno puede observar que ha habido un aumento de violencia en el retorno de las clases presenciales y eso también genera desconfianza. El elemento de confianza es importante y tenemos que reforzar el cómo la escuela da garantías de mantener protocolos sanitarios, pero también los protocolos del buen convivir”, sostuvo.

Osorio destacó que esta situación afectará sin duda la brecha que ya existe en el aprendizaje de todos aquellos estudiantes que no tuvieron clases normales durante la pandemia, y cuyos contenidos fueron acotados y ajustados para ser revisados en modalidad remota.

“La crisis sanitaria afectó y acrecentó la brecha y con lo que tenemos hoy, de asistencia irregular de los estudiantes, evidentemente que no permite recuperar el vínculo y la conexión con la comunidad educativa para desarrollar los procesos de aprendizaje. Las habilidades sociales que hay que recuperar para poder convivir, no pueden sino desarrollarse en el mismo convivir y eso es con la asistencia presencial”.

Agrega que “tenemos un problema, con esta brecha agudizada y lo que necesitamos es que los estudiantes asistan de manera sistemática a clases y que, por otra parte, las escuelas y liceos puedan regularizarse, para que efectivamente sean espacios reales de aprendizaje”.

Advierte que el no actuar frente al ausentismo puede tener repercusiones muy relevantes, tanto en el desarrollo de una persona, como en el desarrollo de la sociedad donde conviven esas personas. “En las escuelas se forman las personas y ciudadanos y si no tenemos esa experiencia vital, evidentemente va a tener un impacto en la historia individual de cada uno, pero también en la historia social porque finalmente tenemos que interactuar todos juntos”.

Por ello, recomienda a los padres y apoderados visibilizar en sus hijos la importancia de ir a la escuela, más allá de ser un lugar donde se va por obligación, sino que mostrarlo como un lugar donde se aprenden y se relaciona con otras personas y realidades.

“Se debe visibilizar la importancia del aprendizaje, más allá de las calificaciones. Hay que mostrarles el mundo que te puede abrir la escuela. Decirles que no solo hay que ir a la escuela porque es tu obligación o deber, si no porque nos estamos formando como personas y es en esos lugares donde aprendemos a disfrutar del arte, de los deportes, de la vida sana. Mostrar y ver la educación no como un elemento que permite tener trabajo o estar en el sistema, sino que el goce del aprender”, concluyó.

Cápsulas Constitucionales

Suscríbete a nuestro newsletter

NewsLetter

Recibirás la información del mejor diario digital del país.

Completa este formulario de inscripción y recibirás nuestro newsletter




    * Todos los campos son requeridos.

    Un momento...

    Muchas gracias por suscribirte.

    Pronto empezarás a recibir en tu correo el NewsLetter de el Diario de la Educación.