EDUCACIÓN


Ana Luz Durán, decana de Educación de la Universidad San Sebastián, si bien valoró el anuncio, considera que se deben explicar los alcances concretos que tendrá para las y los estudiantes, así como relevó que se debe avanzar en diversificar los mecanismos de ingreso, así como mejorar la calidad de la enseñanza.

En noviembre debuta la Prueba de Acceso a la Educación Superior (PAES), y en ese contexto, la Subsecretaria de Educación Superior, Verónica Figueroa, anunció que se iniciará un proceso de distinción a la trayectoria educativa de los estudiantes que rindan esa prueba, ya que, a juicio del gobierno y la autoridad, la visión actual del mérito no se ajusta a los criterios de justicia social que promueven órganos como la Unesco, según se indicó en diversas entrevistas. Junto con ese anuncio, se aclaró que los puntajes nacionales, como se conocen hasta ahora, no se eliminarán.

En ese contexto, es que el Diario de la Educación conversó con la decana de esa área en la Universidad San Sebastián (USS), Ana Luz Durán, quien, si bien valoró el anuncio, indicando que le parece bien que existan distinciones y reconocimientos, destacó que “la autoridad debiera explicar, con mayor detalle, la utilidad concreta que tendrá esta medida para los y las estudiantes”.

“Cuando digo que efectivamente tiene que haber un reconocimiento distinto la pregunta es, si yo soy mujer, de región, y tengo una discapacidad auditiva, así como un puntaje en un rango de 900 a mil y soy reconocida, ¿eso me va a garantizar que voy a entrar a la carrera que quiero? Porque puede que tenga 900 puntos, pero puede ser que el puntaje de corte del ingreso de una determinada universidad y carrera a la que quiera acceder sea más alto. Entonces, ¿de qué va a servir este nuevo mérito o reconocimiento de manera concreta para las y los estudiantes? y ahí la verdad es que no se ha explicado bien o no ha quedado claro. Si garantiza ingreso o no, y si ese ingreso será con beca o no, por ejemplo, eso es un punto necesario de aclarar”, explicó.

La decana considera que se debe mirar el sistema en su conjunto y que se requiere no solo pensar en una prueba que mida distintas trayectorias, sino que también cómo se diversifican los mecanismos de ingreso a la Educación Superior. “Ahí hay un problema con los mecanismos de admisión especial en general. La admisión especial que existe, a lo mejor hay que aumentar los porcentajes, o sobre todo en las carreras STEM poner cuotas más altas para mujeres, o por ejemplo, el sistema actual no reconoce el liderazgo de un estudiante que fue presidente del centro de alumnos, y que por eso puede no haber tenido buenas notas, como si lo hace al deportista destacado. Entonces hay que mirar el sistema de acceso en su conjunto”, sostuvo.

Asimismo, consideró que lo que miden finalmente estas pruebas son las brechas que hay en el sistema de educación lo que, a su juicio, es necesario revisar y nivelar mejorando la calidad de la educación.

“Sea cual sea la prueba, lo que hace finalmente es medir la brecha. Aquí el problema no está en el instrumento de medición, no está en que, si paso o no las habilidades, competencias y contenidos, sino que es la brecha de calidad educativa que existe. Si logramos nivelar la cancha en el sistema escolar, la medición va a ser un trámite, y finalmente le vamos a quitar presión a la misma, porque logramos en el sistema escolar mejorar la calidad de la educación. Es decir, el instrumento no nos va a resolver las inequidades que hay en el sistema y ese creo que es el elemento medular de este tema: la calidad de la educación”, indicó.

 

Cápsulas Constitucionales

Suscríbete a nuestro newsletter

NewsLetter

Recibirás la información del mejor diario digital del país.

Completa este formulario de inscripción y recibirás nuestro newsletter




    * Todos los campos son requeridos.

    Un momento...

    Muchas gracias por suscribirte.

    Pronto empezarás a recibir en tu correo el NewsLetter de el Diario de la Educación.