EDUCACIÓN


Diversos actores en educación sometieron a evaluación el reporte de balance 2022 y proyecciones para 2023 del ministro de Educación, Marco Antonio Ávila, el que definitivamente fue reprobado.

Durante la presente jornada el ministro de Educación, Marco Antonio Ávila, realizó un balance del 2022 y presentó las prioridades que tendrá su cartera en 2023, entre las que se fijo como prioridad para el próximo año la reactivación educativa, así como el avanzar en la eliminación de la doble evaluación docente, en la construcción de un sistema de aseguramiento de la calidad que no segregue, y en devolver la confianza al sistema educativo.

Una vez finalizada la intervención que realizó de manera pública y con acceso a mediante Youtube a toda la comunidad educativa, las reacciones comenzaron a fluir respecto del contenido del reporte, que duró alrededor de 30 minutos.

Una de ellas fue del presidente del Colegio de profesores y profesoras Regional Metropolitano, Mario Aguilar, quien calificó el reporte como “sin novedades” y donde no se apreció el “cambio de paradigma” que el secretario de Estado prometió al comienzo de su administración.

“Acá hay un sistema educacional en crisis y eso no lo vemos suficientemente abordado en esta cuenta ni en la proyección 2023. Nos parece que ahí está el punto central, si se va a seguir haciendo más de lo mismo, vamos a tener los mismos resultados y más allá de algunos programas puntuales, de muy bajo alcance, no apreciamos ese cambio de paradigma del que habla el ministro Ávila y es necesario que en el 2023 se pase del discurso a la acción concreta”, sostuvo el secretario de Estado.

Aguilar añadió que “la gran promesa de este ministro y de este Gobierno, es apuntar a un nuevo paradigma educativo, que significa dejar atrás toda la lógica neoliberal, economicista, la de los rendimientos, de la productividad, del individualismo, esa lógica que le ha hecho mucho daño a la educación y que a nuestro entender es la responsable de los graves problemas que se evidencian hoy, como la convivencia, deserción, desmotivación por lo que el sistema educacional ofrece”.

Mientras que Daniel Rodríguez, director ejecutivo de Acción Educar sostuvo que “no hay un alineamiento concreto entre las prioridades que describe el ministro, el foco del presupuesto, los proyectos de ley y lo que preocupa a la ciudadanía, como la violencia escolar y la deserción. Son acciones dispersas y superficiales, no parece que permitan ordenar y dar un eje claro a la política educacional para el 2023″.

Gonzalo Muñoz, académico de la Facultad de Educación de la Universidad Diego Portales (UDP), destacó la claridad sobre el foco que tendrá el Mineduc respecto de la recuperación del aprendizaje, donde aún habría espacio para mejorar la estrategia. “Me parece que el balance que ha presentado el ministro Ávila es una señal clara de que la prioridad número uno del gobierno para el sector el 2023 -y también lo que resta del período- serán la revinculación y recuperación de aprendizajes. Creo que todavía hay un espacio para seguir enriqueciendo la estrategia y los recursos disponibles en este tema, pero sin duda se ha trazado un camino donde el énfasis está donde tiene que estar: en la educación inicial y general, enfrentando con distintas medidas las consecuencias socioeducativas de la pandemia”.

 

Cápsulas Constitucionales

Suscríbete a nuestro newsletter

NewsLetter

Recibirás la información del mejor diario digital del país.

Completa este formulario de inscripción y recibirás nuestro newsletter




    * Todos los campos son requeridos.

    Un momento...

    Muchas gracias por suscribirte.

    Pronto empezarás a recibir en tu correo el NewsLetter de el Diario de la Educación.