EDUCACIÓN


Nutricionista de la Universidad de Antofagasta recomendó limitar el consumo de golosinas y caramelos por su alto contenido de azúcar y porque interfiere en la percepción del sabor de otros alimentos mucho más beneficiosos, como las frutas.

Halloween llegó para quedarse. Lo que comenzó como una tímida práctica en algunos barrios de la capital hace décadas, hoy es una tradición que cada 31 de octubre se repite a lo largo del país, en que niños y niñas acompañados de sus padres salen a buscar dulces en casas, departamentos, edificios y comunidades disfrazados de ángeles, brujas, monstruos o sus personajes favoritos de televisión.

Pero esto que parece tan inofensivo, tiene algunos riesgos para la salud, pues el consumo excesivo de golosinas puede generar trastornos físicos y psicológicos en los pequeños, asunto que los padres deben tener presente y evitar.

Farid Taborga Reyes, académico de la carrera de Nutrición y Dietética de la Universidad de Antofagasta, explicó que la mayoría de los dulces y golosinas que los menores consumen en estas fechas son elaborados en base a caramelo, cuyo ingrediente principal es el azúcar. Pastillas, chupetes, masticables y un montón de otros productos se consideran alimentos de una alta densidad calórica, es decir, contienen muchas calorías en poco volumen.

“Si bien el consumo esporádico de estos alimentos no debiese suponer un problema, cuando el consumo es de forma recurrente o en grandes cantidades, puede afectar tanto la salud del menor como su conducta alimentaria y la relación con los alimentos”, explicó el profesional.

Esto repercute directamente en la creación de hábitos alimentarios, porque se genera un contraste considerable entre el sabor del azúcar y el sabor de una zanahoria, por ejemplo. “Los niños se empiezan a acostumbrar solo al sabor dulce y pierden interés por matices de sabores, como el sabor acidulado de una ciruela o dulzores tenues como el de un plátano que aún no ha madurado”, advirtió.

Estas conductas a largo plazo generan aumento de peso o aparición de caries si hay una mala higiene dental. “De ahí en adelante, se pueden producir un montón de enfermedades que se empiezan a manifestar en la adultez”, agregó.

Para el nutricionista, lo ideal es retrasar el consumo de azúcar lo que más se pueda, pero siempre educando, ya que en algún momento de su desarrollo los niños se van a enfrentar al azúcar y deben ser conscientes de su consumo.

“Actualmente las guías alimentarias chilenas, sugieren la exclusión del azúcar o productos procesados que la contengan, como cereales azucarados, bebidas lácteas, etc., hasta los dos años. Posteriormente se pueden incluir, pero siempre con un buen manejo en las porciones y eligiendo cuidadosamente los alimentos que se ofrecen al menor, pues hoy en día es común ver a menores consumiendo bebidas azucaradas o golosinas libremente, aun cuando numerosos estudios relacionan el consumo de azúcar con la aparición de síndrome metabólico y problemas cardiovasculares en la adultez”, explicó.

El especialista insistió en que más que convencer a los niños que “no deben comer dulces”, lo ideal es educarlos y formar hábitos en base a una crianza respetuosa en familia.

“No hay nada de malo en que la familia comparta un momento de celebración o distracción consumiendo en la semana algún producto alto en azúcar en una porción adecuada, pero el resto de la semana el rol fundamental de la familia es invitar al menor a adquirir buenos hábitos y estos principalmente se dan por repetición”, recomendó el experto.

Para reemplazar los dulces, el profesional recomendó la incorporación de frutas. “Si las golosinas son bombas calóricas, las frutas son bombas de vitaminas, minerales y fibras que se asocian con un montón de beneficios para nuestra salud a largo plazo. Siempre es bueno ofrecer frutas picadas antes que enteras, resultan más atractivas y fáciles de comer. Otra opción son postres lácteos o preparaciones en base a yogurt y/o frutos secos endulzados naturalmente con alimentos como dátiles, ciruelas deshidratadas o pasas”, precisó.

Otra opción, agregó Taborga, es comprar productos reducidos en azúcar, pero estando conscientes que siempre un alimento natural es mucho más recomendado que un alimento procesado o ultra procesado.

El especialista recalcó que lo principal es comenzar a ver esta fecha con un foco diferente al que se le da comúnmente. “Para la mayoría de nosotros Halloween es una fiesta que significa comer todas las golosinas que queramos; yo, en cambio, recomiendo que las actividades que hacemos en familia sean el foco principal”, añadió.

Algunos consejos para tener una fiesta sana y entretenida: confeccionar disfraces, salir en familia a caminar, planificar dulces en casa que incluyan tanto golosinas, como preparados en base a frutas de varios colores con hartos matices de sabores, chocolates con alto contenido de cacao y que ellos participen en la preparación de estos alimentos para que se genere un aprendizaje significativo.

 

Cápsulas Constitucionales

Suscríbete a nuestro newsletter

NewsLetter

Recibirás la información del mejor diario digital del país.

Completa este formulario de inscripción y recibirás nuestro newsletter




    * Todos los campos son requeridos.

    Un momento...

    Muchas gracias por suscribirte.

    Pronto empezarás a recibir en tu correo el NewsLetter de el Diario de la Educación.