EDUCACIÓN


Un centenar de organizaciones y fundaciones se han unido para fomentar la lectura y hacer frente a una crisis agudizada por la pandemia.

El problema de la falta de lectura en los niños no es algo nuevo. Previo a la pandemia en Chile ya se venía registrando una brecha en el aprendizaje de los estudiantes, lo que se agravó con la emergencia sanitaria, que obligó al sistema a suspender las clases presenciales y realizar formación educativa de manera remota, alterando la normalidad y la forma en la cual se entregaban los conocimientos.

Según el diagnóstico realizado, por ejemplo, por organismos como el Banco Mundial, UNICEF y Unesco, 100 millones de niños quedarán por debajo del nivel mínimo de competencia en lectura debido al cierre de las escuelas. Si bien previo a la pandemia se venía trabajando en el problema para disminuir la brecha de competencias básicas de lectura, la pandemia afectó de tal modo que el número de niños con dificultades se disparó hasta los 584 millones en 2020, aumentando en más de un 20% respecto a años anteriores, y anulando los avances conseguidos en las dos últimas décadas gracias a los esfuerzos educativos.

Asimismo, el cierre de escuelas durante dos años exacerbó la desigualdad educativa, mientras que monitoreos del Ministerio de Educación a directores de escuelas, arrojan que el 82% de ellos consultados en los meses de abril, mayo y junio de este año, afirmaron que los niveles de lectura y lenguaje en los estudiantes están peores que en 2019, siendo los primeros niveles del ciclo escolar, es decir, de primero a cuarto básico, los más afectados.

Es en este contexto, y porque se trata de un problema que no será resuelto bajo condiciones “normales”, es que un grupo de instituciones, incluyendo a Fundación CMPC, Fundación Alma, Fundación AraucaníAprende, Fundación Crecer con Todos, Fundación Hijos Lectores y Fundación Sara Raier de Rassmus, comenzaron a trabajar en el levantamiento de una campaña para abordar esta crisis de lectura.

Una iniciativa que tomó fuerza con el llamado de “Seamos Comunidad” del Ministerio de Educación, uniéndoselas al CIIL de la Universidad de Los Andes, Escuela de Gobierno de la UC, CIAE de la Universidad de Chile y a partir de ese llamado, organizaciones de la sociedad civil conformaron la Red “Por Un Chile que Lee” desde donde se hace un llamado de urgencia a trabajar por fomentar el aprendizaje de la lectura.

“Recuperar los aprendizajes de los niños y niñas es urgente, ya que la lectura es una habilidad transversal a todos los aprendizajes, de no tomar acciones concretas ahora, la situación podría empeorar. La red Por un Chile que Lee lanzó su primera acción conjunta el domingo pasado con un llamado del ministro de Educación para visibilizar que el mundo entero está trabajando por levantar sus sistemas educativos tras la pandemia y que el trabajo colaborativo con la sociedad civil es clave para avanzar en disminuir esta crisis de lectura. Varias figuras públicas se están sumando al llamado, al igual que los representantes de las organizaciones que estamos en la red. La idea es todos hacer eco de este llamado público- privado”, explicó Carolina Andueza, directora ejecutiva de Fundación CMPC y vocera de la red Por Un Chile que Lee.

Despliegue en terreno

En el corto plazo la red tiene contemplado realizar un conversatorio de lanzamiento en diciembre en Santiago y replicar lo mismo en regiones, mientras que durante el verano las organizaciones que son parte de la red desplegarán trabajo en terreno hacia sus públicos objetivos, con actividades diarias para incentivar la lectura en los hogares. Además, se creará un sitio web que funcionará como repositorio de actividades, consejos y recomendaciones. La idea es que “cada entidad, fundaciones, universidades y gobierno aportará desde sus propias áreas, insumos para ofrecer a las familias, escuelas y al mundo educativo en general herramientas que le permitan incentivar la lectura y asegurar su aprendizaje en niños y niñas”, dijo Andueza.

Asimismo, agregó que “estamos construyendo esta campaña de manera muy colaborativa y en pleno proceso. Además, súper impresionados con la respuesta que han tenido otras instituciones y su entusiasmo. La idea es que éste sea un punto de partida de esta cruzada país. Primero, para estimular la lectura en verano desde las familias y comunidad. Y luego, estar todo el próximo año sensibilizando y, simultáneamente, promoviendo acciones concretas desde distintos niveles desde el aula al sistema escolar en su conjunto, a la sociedad”, concluyó la ejecutiva.

 

Cápsulas Constitucionales

Suscríbete a nuestro newsletter

NewsLetter

Recibirás la información del mejor diario digital del país.

Completa este formulario de inscripción y recibirás nuestro newsletter




    * Todos los campos son requeridos.

    Un momento...

    Muchas gracias por suscribirte.

    Pronto empezarás a recibir en tu correo el NewsLetter de el Diario de la Educación.