EDUCACIÓN


Durante ese mes la cartera dio a conocer un ambicioso proyecto con una Hoja de Ruta para el Sistema Educativo 2022-2026, el que ha sido cuestionado por sus alcances, y al parecer no contaría con el respaldo necesario para llevarse a cabo, dado su retraso en la implementación.

¿En qué está el Ministerio de Educación?, se pregunta en una nota de El Mercurio.

En julio pasado el Mineduc presentó un proyecto denominado “Hoja de Ruta para el Sistema Educativo 2022-2026” en el cual se planteó la existencia de un “antiguo paradigma educativo” que considera una “educación de mercado sin foco en derechos sociales”, por lo que se busca avanzar en una “educación como derecho social para la justicia educativa”.

Asimismo, se indicaba que “asegurar el derecho a la educación, no es sólo asegurar el acceso a todas y todos los estudiantes, independiente de sus identidades de género, condición socioeconómica y pertenencia cultural, sino que también es asegurar su participación e integración igualitaria”.

La mirada ha sumado cuestionamientos por su intención de terminar o suspender políticas ya instauradas, como la Evaluación Docente y el Simce, bajo la premisa de que agudizan el agobio docente y escolar.

A lo anterior se suman polémicas recientes, como la reducción del presupuesto para el programa de Liceos Bicentenario y que, a la fecha, no se haya entregado información sobre la deserción escolar”.

Dicho documento levantó una serie de críticas, ya que se calificó como una forma de querer “desactivar el sistema educativo”, algo de lo cual ha sido acusado el Ministerio de Educación, con sus acciones, así como se hizo en la propuesta de nueva constitución que fue rechazada por la ciudadanía.

Esas críticas han reflotado en la voz de diversos personeros relacionados con la educación, ya que no ha habido avances concretos respecto de lo planteado por la cartera. Entre los cambios propuestos y que son criticados, por ejemplo, por el académico de la U. Diego Portales, José Joaquín Brunner, son currículum, gestión escolar, financiamiento de la carrera docente, entre otros.

Al respecto, Brunner indicó  que “lo que transmite el ministerio, que además tiene una comunicación bastante confusa, es una enorme separación entre un discurso general sobre un cambio revolucionario y, por otro lado, las restricciones reales que debe enfrentar todos los días, que son falta de recursos y poca capacidad para despertar el respaldo de la sociedad”.

Por su parte, la presidenta de la Comisión de Educación del Senado, Yasna Provoste (DC), criticó la “poco activas” que se están mostrando las actuales autoridades. A su juicio, las políticas que quiere impulsar la cartera “efectivamente son un poco confusas para los actores del sistema escolar” enfatizando en que “es muy importante reducir el discurso sobre la educación, y ser más proactivos, concretos, directos, con menos burocracias”.

Mientras que Daniel Rodríguez, director ejecutivo de Acción Educar, manifestó que en la administración del Mineduc “no hay ninguna lógica detrás de la agenda legislativa que no sea simplemente desactivar el sistema educacional actual. Ese pareciera ser el objetivo, desactivarlo en base a sacar engranajes puntuales”.

El ejecutivo de Acción Educar sostuvo que “la salida del subsecretario (Nicolas) Cataldo disminuyó significativamente la capacidad técnica del ministerio. Es notoria la pobreza técnica”, insistió Rodríguez.

 

Cápsulas Constitucionales

Suscríbete a nuestro newsletter

NewsLetter

Recibirás la información del mejor diario digital del país.

Completa este formulario de inscripción y recibirás nuestro newsletter




    * Todos los campos son requeridos.

    Un momento...

    Muchas gracias por suscribirte.

    Pronto empezarás a recibir en tu correo el NewsLetter de el Diario de la Educación.