EDUCACIÓN


Un estudio realizado por La Tercera muestra que unos 7 mil estudiantes de 14 planteles universitarios han congelado o se han retirado de sus estudios de pregrado en el último año.

Un estudio realizado por el Diario La Tercera muestra una alta deserción universitaria, post pandemia, donde más de 7 mil estudiantes han congelado estudios o se han retirado definitivamente. La salud mental es una de las principales causas que esgrimen los estudiantes para dejar sus estudios, seguido por razones socioeconómicas.

Un ejemplo de aquello es la Universidad de Santiago (Usach) que este año ha recibido 855 solicitudes de suspensión de estudios y 427 renuncias, totalizando 1.282, lo que representa un 5,3% de la matrícula total.

En el caso de esta universidad, la salud mental o causales psicológicas es el principal motivo de solicitud, con un 21,5%, aunque asciende al 27,3% si se suman otras razones de salud. Al factor le sigue el retracto vocacional, con el 19,3%.

El segundo semestre de 2021 finalizó con un 3,95% de deserción y según señalaron en el plantel, finalizado el primer semestre, “se observa dentro de los últimos nueve semestres un histórico de tasa promedio de deserción del 4,6%”.

En la Universidad de O’Higgins (UOH), en tanto, llevan 225 solicitudes, las que corresponden a un 4,46% de la matrícula. Dentro de estas postergaciones, el 24,8% son por motivos de salud, el 22%, académicos, el 18,6% por temas vocacionales, el 15,11% por motivos familiares y el 11,11% por razones socioeconómicas. Además, hay 79 estudiantes que renunciaron (1,57% de la matrícula), siendo los tres principales motivos los vocacionales, académicos y socioeconómicos.

Mientras que, en la Universidad Academia de Humanismo Cristiano, a julio, 62 estudiantes habían congelado sus estudios, los que, según explican, en su mayoría tienen que ver con motivos económicos, seguidos de razones de salud mental derivadas del periodo de la pandemia. “Según testimonios, se expresa en dificultades para rendir académicamente, ansiedad, falta de energía y herramientas para enfrentar los estudios, pese al apoyo que entrega la universidad”.

En la Universidad del Biobío, hasta fines de julio la cifra asciende a 541 estudiantes considerando renuncia definitiva (101), suspensión de estudios (111) y retiro temporal (329). En estos tres casos, los motivos principales son socioeconómicos, con el 29,3% del total, luego vocacionales (22,7%), y que académicos y de salud siguen con 19,5%.

En la Universidad Católica las suspensiones y anulaciones el primer semestre de este año alcanzaron un 1,7 % de la matrícula (425 estudiantes), mismo porcentaje que en el primer semestre de 2021. Aquí, aseguran, las principales razones fueron problemas de tipo vocacional, de salud, económicos y familiares. ¿Y en la U. de Chile? Un ejemplo: la cohorte 2021 (ingresan ese año y desertan en 2022) desertó en un 9,4%, más alto que los 7,66% de la cohorte 2020, pero más bajo que los 11,44% de la cohorte 2019. “Quienes están pasando por dificultades importantes de salud mental más bien postergan sus estudios y en ese caso, son acompañadas y acompañados por la universidad en su reingreso a través del Programa de Consejería y Orientación Estudiantil”, explica Leonor Armanet, directora del Departamento de Pregrado, quien añade que, en todo caso y producto de la pandemia, “vimos un alza en la retención en todo el sistema universitario por sobre la tendencia de los últimos años”. Esto, entienden, es porque “muchos estudiantes, ante la incertidumbre existente en 2020, prefirieron mantenerse en sus carreras originales en lugar de postular a otra”.

Mientras, en la Universidad de Los Lagos, 448 estudiantes pausaron o desertaron sus estudios este año. Esto es un 4,7% de los 9.491 matriculados en sus cuatro sedes, siendo los ‘motivos personales’ los más comunes (36%), seguidos de salud (28%).

“Las cifras han bajado bastante respecto a lo que tuvimos, sobre todo, en 2020 (10% de la matrícula) y 2021. La situación en 2022 ya tiende un poco más a la normalidad y hoy son problemas de salud y personales, en su mayoría financieros, los que motivan estas deserciones”, dice Cecilia Planas, directora de la Secretaría de Estudios y Gestión Curricular, quien agrega que ve “hartos chicos que tienen que trabajar para ayudar a su familia que han quedado en situación bastante desmejorada respecto de antes”, según explicó a La Tercera.

Cápsulas Constitucionales

Suscríbete a nuestro newsletter

NewsLetter

Recibirás la información del mejor diario digital del país.

Completa este formulario de inscripción y recibirás nuestro newsletter




    * Todos los campos son requeridos.

    Un momento...

    Muchas gracias por suscribirte.

    Pronto empezarás a recibir en tu correo el NewsLetter de el Diario de la Educación.