EDUCACIÓN


Cerca de 100 alumnos de la Escuela de Educación presenciaron la exposición del vicepresidente de la Fundación Emilia, Benjamín Silva, quien advirtió sobre las consecuencias legales de conducir bajos los efectos del alcohol y las drogas.

Desde el 17 de septiembre de 2014 está vigente la Ley Emilia, que es una normativa que eleva y endurece las penas para quienes provoquen accidentes de tránsito manejando en estado de ebriedad o tras haber consumido drogas. Hasta la fecha, se estima que se ha logrado reducir en un 67% las cifras de muertes en el país.

Éste y otros temas fueron abordados en el conversatorio “Educación y ciudadanía”, organizado por la Escuela de Educación U. Mayor en el campus Manuel Montt, y que contó con la participación de Benjamín Silva, vicepresidente de la Fundación Emilia y padre de Emilia Silva, la niña de 9 meses de edad que falleció luego de que un conductor alcoholizado colisionara el auto en el que iba con sus padres el 21 de enero de 2013.

“Fue una conversación muy necesaria, porque no se habló de accidentes, sino de delitos viales. Sirvió para tomar conciencia y vincular a nuestros estudiantes con estos temas ciudadanos”, comentó Lorena Rivera, directora (i) de la Escuela de Educación, quien agregó que “los alumnos deben tomar conciencia de que en este tipo de delitos también hay personas que quedan con secuelas, además del daño que se les hace a las familias”.

Sobre la experiencia vivida en el conversatorio, Benjamín Silva explicó que “fue un momento muy interesante y enriquecedor con los alumnos, porque es fundamental que tomen la decisión de no manejar con alcohol y drogas, y entender que la movilidad vial es un derecho humano. Tanto andar en auto, como en las veredas y los paraderos, son espacios de seguridad para el entorno”.

“Tenemos un récord del mundo en los 7 años que lleva promulgada la Ley Emilia, por lo que es necesario seguir generando conciencia de que las penas de cárcel por lesiones gravísimas son de 3 años y un día hasta 5 años, y que las penas por muerte van de 5 años y un día hasta los 10 años”, añadió.

Otro aspecto del conversatorio “Educación y ciudadanía” fue que varias alumnas de Educación Parvularia y Educación Diferencial se inscribieron como voluntarias para trabajar en la Fundación Emilia.

“Eso nos orgullece a todos los que participamos en la fundación, porque vemos el interés de las personas en ayudar a concientizar sobre los daños lamentables que provoca el manejar bajo los efectos del alcohol”, destacó Benjamín Silva.

 

Cápsulas Constitucionales

Suscríbete a nuestro newsletter

NewsLetter

Recibirás la información del mejor diario digital del país.

Completa este formulario de inscripción y recibirás nuestro newsletter




    * Todos los campos son requeridos.

    Un momento...

    Muchas gracias por suscribirte.

    Pronto empezarás a recibir en tu correo el NewsLetter de el Diario de la Educación.