NACIONAL


Francisco Campos, abogado experto en estos litigios, explicó que por primera vez el máximo tribunal dejó sin efecto el proceso de adecuación, lo que impedirá que las aseguradoras reajusten, tanto a las personas que demandaron, como a aquellas que no, el precio de sus contratos.

En un fallo inédito la Corte Suprema decidió dejar sin efecto el proceso de adecuación anual de precio de planes de salud de las Isapres, luego de revisar recursos presentados por los propios afiliados, quienes serán los principales beneficiados de la medida.

Si bien durante la pandemia las aseguradoras privadas no reajustaron como un modo de beneficiar a sus afiliados ante la emergencia sanitaria y sus efectos, superado eso decidieron retomar dicha facultad.

Hace unos años, la Superintendencia de Salud creó un indicador de costos de la salud, el que cada año fija el porcentaje máximo de ajuste que las instituciones de salud previsional deben considerar en sus adecuaciones, y que este 2022 fue de un 7,6%. Una vez informado ese indicador, todas las Isapres adhirieron indicando que sus reajustes estarían en torno a ese número.

Sin embargo, y tras las demandas que año a año realizan los afiliados para detener esas alzas, los recursos llegaron hasta la Tercera Sala del máximo tribunal, cuyos integrantes determinaron que nuevamente, el actuar de las Isapres había sido arbitrario, “al comunicar de manera general el alza de los planes a los afiliados, sin entregar mayores antecedentes que justifiquen el incremento de estos a cada uno de los afiliados y sin fundamentar su decisión más allá de las razones que dio la Superintendencia de Salud para justificar los incrementos”.

La Corte Suprema acogió 12 recursos de protección presentados en contra de las alzas anuales de planes base de salud de las Isapres Consalud, Colmena, Cruz Blanca, Vida Tres, Banmédica y Nueva Más Vida y ordenó detener el incremento de 7,6% aplicado por cada una de ellas.

En ese sentido, según explicó el abogado Francisco Campos, de Conservatuplan.cl, y experto en este tipo de litigios, en cierto modo el fallo critica el proceder de la Superintendencia de Salud “por no haber exigido información a las Isapres y haber seguido el proceso de alzas” y en definitiva le solicita que realice el proceso nuevamente.

Además, la resolución de la Corte Suprema fija criterios ya que “ordena que todos los tribunales que estén viendo este tema deben tomar nota de la sentencia. Establece que es un precedente y que, por tanto, deben resolver del mismo modo”, según explicó el abogado.

No obstante, Campos advierte que este fallo deja abierta la puerta para que, en la medida en que la Superintendencia de Salud fije nuevos parámetros de porcentaje e información que les exige a las Isapres para calcular el indicador de los costos en salud, estas si podrán realizar sus reajustes anuales.

Tras el fallo, las más afectadas son obviamente las aseguradoras, ya que tras dos años sin reajustar los precios producto de la pandemia, y con un escenario complejo desde lo financiero con pérdidas en torno a los 200 mil millones, no podrán inyectar más recursos mediante el reajuste de precios, como lo hacían año a año. Mientras que los afiliados mantendrán el precio base de sus planes de salud intacto, e “incluso quienes no demandaron se ven beneficiados y las Isapres tienen que devolver lo cobrado en exceso para todos”, según aseguró Campos.

Cápsulas Constitucionales

Suscríbete a nuestro newsletter

NewsLetter

Recibirás la información del mejor diario digital del país.

Completa este formulario de inscripción y recibirás nuestro newsletter




    * Todos los campos son requeridos.

    Un momento...

    Muchas gracias por suscribirte.

    Pronto empezarás a recibir en tu correo el NewsLetter de el Diario de la Educación.