NACIONAL


Respecto de los resultados, el académico de la Universidad Central y PHD en Derecho, Silvio Cuneo, explicó que este estudio muestra algo que “la criminología viene diciendo hace tiempo. El problema del delito es un tema serio, real, y otro problema independiente es el miedo al delito”.

La Fundación Paz Ciudadana entregó los resultados de su Índice Anual de 2022, donde se muestran importantes cambios en la percepción de la ciudadanía, respecto de mediciones anteriores, y donde destaca el nivel más alto de temor en la población de los 22 años que se realiza la medición.

Se trata de un aumento en el nivel de temor de la población de un 7,6% respecto de 2021 en materia de temor, pasando de 20,4% a un 28%, explicado principalmente con el aumento que tienen las mujeres, que pasaron de un 26,3% a un 35,4% que están experimentando temor alto.

Respecto de las regiones en las cuales este índice es más alto, destaca la región Metropolitana donde creció un 5,7% llegando a 29%, mientras que en otras regiones el alza fue de 10,6%, llegando a un 26,1%.

Además, el sondeo muestra que un 32,7% de los hogares ha tenido a un integrante que fue víctima de un robo o intento de robo en el último semestre, lo que se traduce en un alza de 1,1% respecto de la medición anterior, lo que estadísticamente no es significativo.

Respecto de los resultados, el académico de la Universidad Central y PHD en Derecho, Silvio Cuneo, explicó que este estudio muestra algo que “la criminología viene diciendo hace tiempo. El problema del delito es un tema serio, real, y otro problema independiente es el miedo al delito”.

Destaca eso porque a su juicio, y luego de revisar los datos y otros estudios, el aumento del delito y de los homicidios no ha estado directamente relacionado con el aumento de la percepción de esos delitos. “Uno ve en los estudios que el delito en general se ha mantenido más menos estable, el delito de homicidio ha aumentado en un 50% lo que es grave y preocupante, pero si vamos a las percepciones, la gente cree que el homicidio ha aumentado en un 400%, es decir, hay un aumento que es preocupante, pero no es lo que parece”, explicó.

Agregó que “el temor se ha disparado y esto nos muestra que la realidad y la percepción son cosas diferentes. La gente cree que es muy peligroso andar por cualquier parte y se instalan ideas. Por ejemplo, en Estados Unidos existe la idea de que los traficantes de droga son afroamericanos, cuando la mayoría son blancos. En Chile existe la idea de que la mayoría de los autores de delitos violentos son colombianos o venezolanos, cuando la mayoría son chilenos”.

El académico explica que parte de esa percepción emana de las ideas que se construyen por la influencia mediática y, principalmente, desde la televisión. “Hay que distinguir de esas ideas que se construyen mediáticamente, y la realidad”, sostuvo.  Asimismo, especifica que a nivel local existe un racismo “brutal”, y que han aumentado las manifestaciones de odio, lo que muestra, a su juicio, “que nos estamos transformando en una sociedad mucho más violenta y tenemos que ver las causas y factores que inciden en eso para trabajar ahí”.

Respecto de las responsabilidades y las soluciones, apunta al gobierno, la sociedad en general y también a la academia. “Somos todos responsables, pero quien dirige las políticas públicas son, principalmente, gobierno y Congreso. Cuando digo somos todos responsables, es porque la academia también tiene que cumplir un rol, informar, denunciar, salirnos de las salas de clases, hablar en juntas de vecinos y en colegios, aparecer en medios, por ejemplo, estar en todas partes explicando la situación”, indicó el académico.

 

 

Cápsulas Constitucionales

Suscríbete a nuestro newsletter

NewsLetter

Recibirás la información del mejor diario digital del país.

Completa este formulario de inscripción y recibirás nuestro newsletter




    * Todos los campos son requeridos.

    Un momento...

    Muchas gracias por suscribirte.

    Pronto empezarás a recibir en tu correo el NewsLetter de el Diario de la Educación.