NACIONAL


El diplomático conoció a la monarca en la presentación de sus cartas credenciales en 1999, y la recuerda como una mujer empática, afable y sencilla “cualidades que son muy escasas”, dice.

Tras la muerte de la Reina Isabel II comienzan las reflexiones, tanto de su reinado durante siete décadas, como el legado que tendrá, tanto para el mundo, como para su sucesor, Carlos III.

En conversación con el Diario de la Educación, el exembajador de Chile en Reino Unido, abogado, diplomático y consejero del Centro de Estudios Internacionales de la UC, Pablo Cabrera, compartió su experiencia con una de las figuras más emblemáticas de la última parte del siglo XX y lo que va del siglo XXI, no solo en Reino Unido, sino en el mundo entero.

Relató que tuvo la oportunidad de conocerla en las presentaciones de sus cartas credenciales como embajador de Chile en el Reino Unido en 1999, en el gobierno del presidente Eduardo Frei, momento en el cual pudo tener una conversación formal con ella.

“Esta situación me permitió apreciar muchas de las cosas que se han dicho de ella, en vivo y en directo. Ella es una persona empática, afable, serena, cordial, sencilla y esos son cualidades que son muy escasas y que se ven conjuntamente como mágicamente se dan, y lo hacen sentirse muy bien a uno. En ese contexto pude aquilatar que el conocimiento que tenía de Chile era más de lo que le presentaban en los dossiers que le entregan antes de las reuniones”.

La Reina Isabel estuvo en Chile en el año 1968, durante una visita a Sudamérica que incluyó a Brasil, y durante 12 días recorrió algunas ciudades y compartió con la familia del presidente Eduardo Frei Montalva. “Cuando la conocí me transmitió muchos detalles de esa visita. Que le había impresionado la belleza del sur, la inmensidad del mar y su relación con lo que era la marina chilena, sobre la relación histórica de Chile y Reino Unido que se remonta hasta los albores de la República. Hay que recordar que nuestros héroes patrios estudiaron en académicas militares allá, José Miguel Carrera y O’Higgins pasaron por ahí, eso quedó muy explicitado en la visita de Estado que hizo la Reina, donde pudo establecer una relación de mucha confianza con el presidente de Chile que la convidó a comer a su casa”.

Cabrera describe que el legado que deja la Reina Isabel “es su vida misma. Hay muchos hechos puntuales que se pueden considerar un legado, pero la vida entregada al servicio desde la adolescencia, en una situación que ella pensó que nunca le iba a tocar y con la muerte temprana de su padre, tuvo que asumir. Como princesa de Gales, esa vocación y expresión de servicio. Como madre, como jefa de Estado, como monarca, como abuela como se hacía llamar de todos los súbditos y ciudadanos de Gran Bretaña, creo que ella va a estar presente como una figura importante de la historia contemporánea no solo de Europa sino de todo el mundo”.

El diplomático destaca que la Reina Isabel II tuvo la capacidad de adaptarse muy bien a los momentos de crisis, desde que asume el trono a temprana edad, así como en cada instante de su reinado, donde su neutralidad es lo que más destacó. “La Reina se ganó un espacio muy importante, sea por la cantidad de años que estuvo en el trono, sea por sus dotes y capacidades que tuvo para manejar momentos difíciles y haberse comportado con neutralidad. La desaparición de ella del escenario invita a reflexionar sobre las luces y sombras que tuvo su reinado. Creo que esa ductilidad que tuvo para dar esa figura de madre, dueña de casa, jefa de Estado, y además en una monarquía donde el ejercicio de la Democracia era muy importante y ella pudo mantener una neutralidad, creo que es un recuerdo que va a ser imperecedero. Ella asimiló un cambio muy rápido, y un cambio de paradigma incluso, y a lo que era la expresión y la impronta de su propio reinado”.

Nuevo Soberano

Legado que tendrá que continuar su sucesor, Carlos III, quien será proclamado como rey en los próximos días. Ciertamente un gran desafío, pero que el exembajador y diplomático considera que está preparado para asumir. “Tiene un gran desafío, pero él está en condiciones de enfrentarlo. Trae bagaje, experiencia, redes de contacto, con la preparación de equipos técnicos  y asesores que tiene, además de la historia de Gran Bretaña. En lo central, él está preparado. Su figura a estado expuesta al escrutinio y como cualquier familia ha tenido muchas dificultades y las ha enfrentado, pero tiene tareas por cumplir frente a su país, frente a su familia, porque también tiene un heredero”, que es su hijo William.

Al igual que su madre, Carlos III deberá asumir su reinado con 73 años y en un momento actual de crisis mundial, por lo cual se enfrenta a un gran desafío. “Los desafíos de Carlos son grandes. Tiene que manejar una relación con la Unión Europea que siempre ha sido un tema sensible para Gran Bretaña, hay que implementar la salida de la UE que ha tenido muchos problemas, y además, enfrentar una guerra en Europa donde Gran Bretaña ha sido un actor importante. Cuando hay crisis económica y guerras las reflexiones de los gobiernos son complicadas. Todo eso hace que sean tiempos desafiantes y esperemos que estas condiciones sean en beneficio de todos, no solo de Gran Bretaña porque tiene un rol que jugar en el mundo con su historia, su tradición, su cultura, y también con su influencia en el desarrollo económico de todo el planeta, así como el cuidado del planeta”, sostuvo el exembajador Cabrera.

Agregó que “estos son los momentos en que Carlos va a poder mostrar que además de los atributos que tiene, es una persona que estuvo con su madre desde el vientre hasta el final de su reinado, trabajando con ella en el día a día, recibiendo educación y traspasando experiencia. La relación de Carlos con su madre es atípica de todas las personas con sus progenitores, ahí hay muchas cosas que reflexionar en cuanto a la experiencia del heredero y nuevo soberano”, concluyó.

 

Cápsulas Constitucionales

Suscríbete a nuestro newsletter

NewsLetter

Recibirás la información del mejor diario digital del país.

Completa este formulario de inscripción y recibirás nuestro newsletter




    * Todos los campos son requeridos.

    Un momento...

    Muchas gracias por suscribirte.

    Pronto empezarás a recibir en tu correo el NewsLetter de el Diario de la Educación.