NACIONAL


Manuel Inostroza de la U. Andrés Bello y Manuel José Irarrázaval de la U. San Sebastián consideran que el anuncio beneficiará a muy pocas personas, ya que los afiliados de los tramos C y D de Fonasa, en estricto rigor se atienden en el sector privado, donde la medida no tiene ningún alcance. Ambos cuestionaron que un anuncio de esta envergadura se entregue a meses de un referéndum político.

El miércoles el Presidente Gabriel Boric anunció que todos aquellos afiliados al Fonasa, que pertenecen a los tramos C y D, tendrán copago cero en las atenciones que realicen en la Modalidad Institucional, es decir, en la red pública de salud.

Esta medida se hará efectiva desde septiembre de este año y beneficiaría a más de 5 millones de personas, las que se sumarán a las pertenecientes a los tramos A y B que hoy ya cuentan con esa gratuidad.

El anuncio, si bien consolida la gratuidad en las atenciones para pacientes en el sistema público de salud, no ha estado exento de cuestionamientos, ya que hay expertos en salud que consideran que sus alcances son acotados, ya que se trata de tramos que dejaron de atenderse en la Modalidad Institucional, debido a las altas listas de espera que hay en el sistema: más de 2 millones de personas para una consulta de especialidad, otras 350 mil para una cirugía, y tiempos de espera que van entre uno y casi dos años. Es por ello que gran parte de los afiliados al seguro público han optado por la Modalidad de Libre Elección y han preferido atenderse en el sistema privado mediante la compra de un bono. Según cifras de la Asociación de Clínicas, de 10 millones de personas que se atienden en prestadores privados, 7,2 millones son de Fonasa.

Manuel Inostroza, académico de la U. Andrés Bello y ex Superintendente de Salud, explicó que el anuncio tiene un alcance “muy limitado, mínimo y pobre”, ya que en la práctica “los grupos C y D abandonaron la Modalidad Institucional hace mucho rato por los aumentos en las listas de espera. A la gente del grupo C y D le da lo mismo la gratuidad, porque si es una gratuidad de algo que no pueden ocupar por las listas de espera no les sirve de mucho. La gente está yendo masivamente a la Libre Elección. De hecho, la Libre Elección en 2021 respecto de 2020 creció un 28% en cuanto a su uso. Su efecto es muy mínimo, es más bien efectista. Tiene un efecto simbólico, sí, pero el práctico es muy mínimo”, indicó.

Asimismo, Inostroza consideró llamativo que, durante el anuncio, realizado en el Hospital Félix Bulnes, el Presidente haya citado el texto constitucional “mencionando tres incisos y tratando de vincular la medida con el texto constitucional, llama la atención que se haya hecho con esta parafernalia. Ese tipo de cosas pueden ser sutiles, pero muy complejas en materia de intervencionismo electoral”, sostuvo.

Por su parte, Manuel José Irarrázaval, presidente del Instituto de Políticas Públicas en Salud de la U. San Sebastián, lo calificó como un anuncio con “mucha bulla y pocas nueces. Todo el sistema de atención pública está sumamente colapsado tiene listas de espera gigantesca y la probabilidad de que por ahorrarse un 10% o un 20% la gente vaya a ponerse a una cola que hoy es de 1 año y medio en la lista de espera es absurdo. Por eso, en la práctica, esto significa muy poco en la vida real de la gente”, manifestó.

Irarrázaval añadió que no puede evitar pensar que un anuncio, que puede resultar muy atractivo, pero con poco efecto, dado a conocer a un mes y medio del plebiscito, pueda tener un incentivo y una motivación política. “esa es la motivación principal”, dijo.

Mientras que la ex subsecretaria de Salud Pública y actual directora ejecutiva del Centro de Políticas Públicas e Innovación en Salud de la U. Del Desarrollo, Paula Daza, agregó que se trata de una medida “que se focaliza en un problema que no existe realmente porque el copago es poco: 10% para el fondo C y 20% en el D. Lo que se ha hecho con quienes no han podido pagar de estos grupos es darles préstamos o condonación desde Fonasa. El verdadero problema para estas personas no es el dinero, sino que el acceso a una atención oportuna. Las listas de espera y los días de espera”, aclaró.

Además, sostuvo que, en 2021, un 53% de las personas que utilizaron la Modalidad Libre Elección eran de los tramos C y D, “lo que muestra que su problema no es el copago, sino la atención de calidad y oportuna. Trabajar en esto sí que sería una buena solución”, concluyó.

Cápsulas Constitucionales

Suscríbete a nuestro newsletter

NewsLetter

Recibirás la información del mejor diario digital del país.

Completa este formulario de inscripción y recibirás nuestro newsletter




    * Todos los campos son requeridos.

    Un momento...

    Muchas gracias por suscribirte.

    Pronto empezarás a recibir en tu correo el NewsLetter de el Diario de la Educación.