NACIONAL


El estudio desarrollado por el Centro de Política y Administración Tributaria de la OCDE, además resalta que “la estructura fiscal de Chile es una de las más divergentes” de la media de los países que componen el bloque.

En un informe titulado “Revisiones de Política Tributaria: Chile 2022”, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), examinó el nivel, la composición y la evolución de la carga tributaria nacional, concluyendo que ésta se encuentra entre una de las más bajas del bloque, de acuerdo con diferentes medidas.

“La relación recaudación-PIB (o presión fiscal) y los niveles de ingresos de Chile se encuentran entre los más bajos de la OCDE, a pesar de la convergencia con la media de la OCDE en los últimos 30 años. La relación impuestos-PIB de Chile es inferior a la de los países de la OCDE cuando tenían un nivel de ingresos similar al de Chile”, se lee en el documento de 48 páginas, publicado en París, según consigna un comunicado del ministerio de Hacienda.

El documento sostiene que la carga tributaria actual del país ha sido consistentemente más baja que el promedio de la Organización durante los últimos 30 años. En 2019, fue del 20,7 %, comparada con el 33,8 % de la entidad internacional.

Basado en datos de 2019, el organismo multilateral además señala que entre sus entonces 35 países miembros (actualmente son 37, con los ingresos de Colombia y costa Rica), la estructura fiscal de Chile destaca por ser “una de las más divergentes de la media de la OCDE”.

Detallan al respecto que “los ingresos tributarios en Chile se concentran en el impuesto sobre el valor agregado (IVA) y el impuesto sobre la renta de las empresas, mientras que los países de la OCDE con mayores ingresos dependen más de los ingresos procedentes del impuesto sobre la renta de las personas físicas (en Chile, Impuesto Global Complementario “IGC”) y de las contribuciones a la seguridad social (CSS). La estructura fiscal actual de Chile también es diferente al promedio de la estructura fiscal de la OCDE, cuando el PIB per cápita de la OCDE era más cercano al nivel actual de Chile (en el año 1978)”.

Ante los hallazgos, la entidad sostiene que “una vez que la recuperación de la pandemia del Covid-19 esté firmemente asentada, hay margen para que Chile aumente su bajo nivel de impuestos y reequilibre su estructura fiscal”. Lo anterior, considerando que “el análisis de este informe concluye que son pocos los países que han alcanzado la prosperidad económica históricamente, con una baja relación entre impuestos y PIB (o carga tributaria)”.

 

Cápsulas Constitucionales

Suscríbete a nuestro newsletter

NewsLetter

Recibirás la información del mejor diario digital del país.

Completa este formulario de inscripción y recibirás nuestro newsletter




    * Todos los campos son requeridos.

    Un momento...

    Muchas gracias por suscribirte.

    Pronto empezarás a recibir en tu correo el NewsLetter de el Diario de la Educación.