POLÍTICA


Esperan que se investigue la legalidad del documento, ya que podría haber sido firmado cuando ella se encontraba fuera de Chile, según precisan.

Las diputadas de RN integrantes de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara, Sofía Cid, Catalina del Real y Ximena Ossandón, dijeron esperar que la Contraloría General de la República se pronuncie sobre un contrato a honorarios por parte de Manola Pérez, pareja del embajador de Chile en España, Javier Velasco.

Según manifestaron desde Renovación Nacional, gracias al portal de Transparencia, se conoció que Pérez figura desde octubre con una remuneración bruta de $600 mil en la Subsecretaría de las Culturas y las Artes. Aparece en calidad de honorarios por la función de “apoyo en la coordinación y seguimiento asociados al Fondo de Fomento del Libro y la Lectura”.

En el oficio enviado por las diputadas de RN, destacan que la Dirección del Trabajo ha señalado que “los trabajadores a honorarios no se rigen por el Código del Trabajo, por lo que cualquier beneficio al que tengan derecho dependerá del acuerdo al que haya llegado con quien hicieron el contrato”.

Sumado a esto, se deja constancia que Pérez tiene registrados sus datos electorales en la ciudad de Madrid. Por este motivo, las parlamentarias manifestaron que se hace necesario saber cómo se suscribió el contrato y si la lejanía es compatible con la naturaleza de las funciones que ella realiza en la Subsecretaría de las Culturas y las Artes.

Así lo explicó también la diputada y subjefa de bancada, Sofía Cid. “Hemos enviado a Contraloría una consulta para saber los detalles de la contratación de Manola Pérez”.

Añadió que se encontraría viviendo en España y que “ella es la pareja del actual embajador de Chile” en ese país. La legisladora enfatizó que el Presidente Gabriel Boric “incumple su promesa de campaña, contratando a amigos y entregando cuoteos políticos”.

En tanto, Ossandón agregó que “acá no se pone en duda la idoneidad profesional de nadie, sino más bien la regularidad de un procedimiento administrativo que termina en la contratación a honorarios de alguien que, entendemos, tiene residencia a miles de kilómetros de Chile”.

Mientras, la diputada Catalina del Real afirmó que “la contratación a honorarios de la pareja del embajador en España, Manola Fernanda Pérez, por parte de la Subsecretaría de las Culturas y las Artes, es una nueva prueba del uso de las mismas prácticas de la vieja política, como denominaron y criticaron los actuales personeros de gobierno”.

“La firma del contrato y las labores que desempeña desde el mes de octubre -por haber fijado su residencia en España- resultan cuestionables y deben ser aclaradas a la brevedad por la Contraloría General de la República”, añadió.

Desde la bancada RN expresaron que “lo cierto es que la Embajada de Chile en España ha sido un cúmulo de hechos cuestionables. A conocer: primero fue el caso de Germán Berger Hertz, hijo de la diputada Carmen Hertz, quien se instaló en Barcelona -una oficina consular- como agregado cultural. Luego el embajador Javier Velasco criticó los 30 años de gobiernos de la Concertación y derecha, apareció en una foto comiendo langosta, y en otra acariciando los pies de su pareja Manola Pérez. Ahora Pérez aparece con un contrato a honorarios que parece incompatible con su residencia en Madrid”.

 

Cápsulas Constitucionales

Suscríbete a nuestro newsletter

NewsLetter

Recibirás la información del mejor diario digital del país.

Completa este formulario de inscripción y recibirás nuestro newsletter




    * Todos los campos son requeridos.

    Un momento...

    Muchas gracias por suscribirte.

    Pronto empezarás a recibir en tu correo el NewsLetter de el Diario de la Educación.