POLÍTICA


Académicos de la U. San Sebastián y de la Universidad Central explican sobre el cambio de figura y sus atribuciones, y las repercusiones que puede tener esto en las fundaciones que dependen del organismo.

Tras el anuncio realizado este martes por la actual coordinadora sociocultural de la Presidencia, Irina Karamanos, se comienza a concretar la promesa de campaña que hiciera, tanto ella como su pareja el Presidente de la República, Gabriel Boric, de terminar con el cargo de Primera Dama.

En ese anuncio se explicó que las fundaciones que dependen de la Coordinación Sociocultural de la Presidencia traspasarán la presidencia del directorio a una persona con idoneidad profesional y ya no en la figura de la Primera Dama. Ese primer paso ya se dio con la Fundación Integra Chile, una de las seis en las cuales preside la pareja del presidente, donde se aprobó el cambio de estatutos que permitirá que, en este caso, sea el ministro de Educación, quien designe a una persona natural e idónea para ese cargo.

Jorge Barrera, abogado y académico de la Universidad de Chile y de la Universidad San Sebastián, explica las implicancias que tiene, tanto para las fundaciones que dependen de esta institucionalidad, como para la Coordinación Sociocultural de la Presidencia, esos traspasos.

En primer lugar, el académico aclara que lo que estaría haciendo la actual administración no es eliminar a la figura de Primera Dama, sino que su participación en la coordinación sociocultural de La Moneda. “El rol de primera dama es protocolar, por lo que bien podría haberse puesto a una persona diversa en dicha coordinación, distinta a la pareja del Presidente, y aquello ya se hubiese entendido como que no existía protocolarmente el rol de primera dama”, explica.

En esa misma línea añade que, si una próxima administración quisiera reincorporar la figura, sería posible, dado que lo que se eliminan son las funciones que cumple en un lugar determinado. “Si se llega a concretar la salida de la coordinación sociocultural de dichas fundaciones, e ingresan otros servicios públicos, igualmente un gobernante podría contar con una primera dama, la cual ejercería labores meramente protocolares. Acá en realidad están eliminando funciones, pero la figura en sí podría ser reincorporada en un próximo gobierno”, sostiene.

Barrera advierte que las complejidades que se pueden generar con estos cambios son varias, debido a que “siempre los cargos que forman parte de una estructura asociativa nacen, no solo de una discusión jurídica detrás, sino que, a su vez, muchas veces encontramos opiniones divergentes en sus propios asociados frente a quienes deben formar parte de la estructura en sí mismo. No se puede imponer un cambio sin la aprobación del directorio, y ya vemos como en algunas fundaciones, el alejamiento de la primera dama ha traído detractores”. El académico se refiere a la situación de FOJI, donde la idea de traspaso a tensionado al directorio según informó El Mercurio.

Por su parte, el académico de la Escuela de Gobierno y Comunicaciones de la U. Central, Luis Jiménez, explica que al ser la “Primera Dama” es un nombre más cultural que jurídico, lo que se está modificando es el cargo de coordinadora. “Ella como pareja del Presidente sigue cumpliendo los roles protocolares, es decir, acompañamiento diplomático, viajes al exterior, giras, entre otros, pero el cargo de coordinadora sociocultural ese es el que se transforma y tiende a desaparecer”.

Respecto de las implicancias que pueden tener estos cambios sería “una historia que está por contarse. Recordemos que este cargo de Primera Dama o coordinadora tiene larga data y es parte de la tradición de la república. Y de alguna manera, recordando las últimas primeras damas como Cecilia Morel, Marta Larraechea, o Luis Durán, siempre han tenido una vinculación bastante interesante desde el punto de vista de la cercanía con el poder. Al ser un cargo vinculado directamente con la primera magistratura, tenían un impacto mayor, por así decirlo. Habrá que ver ahora, con las designaciones de esos ministerios, cómo va a operar en términos más de la lógica del poder. Es probable que tengan una vinculación más técnica y con menos figuración política, pero es una historia que hay que ver cómo se desarrolla”, afirma Jiménez.

 

Cápsulas Constitucionales

Suscríbete a nuestro newsletter

NewsLetter

Recibirás la información del mejor diario digital del país.

Completa este formulario de inscripción y recibirás nuestro newsletter




    * Todos los campos son requeridos.

    Un momento...

    Muchas gracias por suscribirte.

    Pronto empezarás a recibir en tu correo el NewsLetter de el Diario de la Educación.